Netflix estrena el 14 de junio «El caso Alcàsser»

La serie documental original de la plataforma en España ofrecerá material inédito, esencialmente de muchos testimonios de personas que no han hablado nunca

Miguel Ricart, el único condenado por el triple crimen
Miguel Ricart, el único condenado por el triple crimen

Netflix estrenará el próximo 14 de junio en todos los países en los que la plataforma tiene presencia la serie El caso Alcàsser, cinco episodios en los que se disecciona el asesinato de Míriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández, tres adolescentes de 14 y 15 que el día 13 de noviembre de 1992 desaparecieron en el municipio valenciano y nada más se supo de ellas hasta dos meses más tarde, cuando aparecieron sus cadáveres. 

La producción es una crónica detallada desde que se pierde la pista de las jóvenes hasta que se encontraron sus cuerpos sin vida, el 27 de enero de 1993; también del juicio celebrado en 1997 y de las repercusiones de aquel crimen en la actualidad. Ramón Campos es el productor ejecutivo de Bambú Producciones y el director Elías León Siminiani ya trabajaron juntos. «No queremos incidir en el dolor de nadie» sino «hacer una crónica de todo lo sucedido, una parte de la cual es suceso criminal y hay otra parte muy importante sobre cómo los medios de comunicación afrontaron aquellos hechos», mantuvieron durante la presentación.

Para Campos, el caso «ha provocado muchas heridas a lo largo del tiempo y muchas de ellas todavía no están lo suficientemente cerradas», mientras que para los dos responsables de la serie, «hay una conciencia clara de que aquello marcó un antes y un después, que fue el principio de una forma nueva de abordar en España los sucesos y la crónica negra».

La serie destaca, según Elias León Siminiani, por ofrecer material inédito, esencialmente, de muchos testimonios de personas que no han hablado nunca, «pero tenemos algo que es como el faro de los diferentes capítulos, el juicio de 1997». El juicio fue grabado por varias cámaras y, tras un año de pesquisas, han conseguido las 400 horas grabadas, que permiten «escuchar a Miguel Ricart, uno de los detenidos, o ver el pulso de los forenses en el propio juicio, que es de una exhaustividad bestial y que despeja muchas incógnitas».

«Lo que no hacemos en la serie -insistieron- es decir si el crimen sucedió así, aunque gracias al juicio se explican muchas cosas. Ponemos ante el espectador las pruebas que nosotros hemos encontrado y, como ya hicimos en El caso Asunta, decimos al espectador, 'Decide tú con las pruebas que hemos encontrado'».

Con más de un año y medio de trabajo sobre el terreno, lo primero que hicieron fue contactar con las tres familias afectadas porque «era importantísimo que entendieran lo que nosotros queríamos hacer» en una serie en la que no hay «recreaciones, ni se muestran imágenes que puedan hacer daño, en la medida de lo posible». La intención, según Siminiani, «ha sido aunar periodismo, investigación y cine» respecto a unos hechos ocurridos en un momento en el que España «despegaba internacionalmente», tras los Juegos Olímpicos de Barcelona o la Expo de Sevilla, pero en la que «la medicina legal estaba arrancando, siendo la primera vez en la que se hacía una prueba de ADN, que costaba un millón y medio de pesetas».

Sin querer destripar nada de lo que ocurre en los episodios finales, los creadores de la serie indicaron que «hay cosas inexplicables, no sencillas de explicar, no resueltas, pero en todo caso criminal las hay». Especialmente, porque del principal sospechoso, Antonio Anglés, se desconoce su paradero. «Este hecho -apuntó Campos- es una válvula abierta para la conspiración eterna».

Con un total de 228 horas de entrevistas, contactos con 160 personas, el primer capítulo de la serie arranca con una llamada de Toñi la tarde de su desaparición a la radio local de Alcàsser en la que dedica la canción Major Tom, de Peter Schilling, a algunas de sus amigas, entre ellas Miriam y Desirée. También hay imágenes -compradas a Telecinco, Antena 3 y Televisión Española- que no dejan indiferente sobre los programas televisivos de aquellos días, de Paco Lobatón o Nieves Herrero, con el primero apareciendo en la actualidad y explicándose sobre qué hizo entonces. La periodista, por su parte, ha declinado su participación en la serie.

Netflix quiere saber qué pasó con las niñas de Alcácer

María Viñas

Bambú producirá la serie que constará de cinco capítulos en los que intentarán desentrañar lo sucedido la noche del 13 de noviembre de 1992

El pasado 13 de noviembre se cumplieron 25 años de la desaparición de Toñi (15 años), Miriam y Desirée (14). Era viernes, finales del 92. Su instituto celebraba una fiesta en la discoteca Coolor de Picassent, a unos 2 kilómetros de su pueblo. Tras intentar convencer sin éxito a una cuarta amiga, Esther, que, resfriada, se quedó en casa, las tres niñas de Alcácer optaron por hacer autostop para llegar a la localidad vecina. Fueron recogidas en un Opel Corsa por dos delincuentes de poca monta de Catarroja, Antonio Anglés y Miguel Ricart. Nadie volvió a verlas con vida.

Mes y medio más tarde, el 28 de enero de 1993, dos apicultores -José Sala y Gabriel Aquino- que caminaban por un paraje de difícil acceso conocido como La Romana, cerca de la presa de Tous, descubrieron una mano, con un reloj en la muñeca, medio enterrada en el suelo. Cuando llegaron, los agentes de la Guardia Civil y la policía judicial confirmaron que pertenecía a una de las tres jóvenes y que, junto a ella, se encontraban enterradas, envueltas en alfombras, las otras dos. Un día más tarde, Ricart y Enrique  Anglés fueron detenidos. Enrique fue enseguida puesto en libertad

Seguir leyendo

Comentarios

Netflix estrena el 14 de junio «El caso Alcàsser»