¿Suspenderán Netflix y Disney su producción en territorios antiabortistas?

Las compañías amenazan con irse de Georgia si aprueba su ley contra el aborto

Netflix

londres / corresponsal

Netflix y Disney amenazan con suspender la producción de sus películas y series en el estado de Georgia (EE.UU.) por la aprobación de la restrictiva ley contra el aborto, que se prevé que entre en vigor el próximo 1 de enero. Pero ¿irán más allá y harán lo mismo en Irlanda del Norte, donde las mujeres también se enfrentan a restricciones en sus derechos reproductivos?

La ley de Georgia, que fue ratificada el pasado 7 de mayo, es una de las más restrictivas del país americano y prohíbe la interrupción del embarazo a partir del momento en que se detecte el latido del feto, es decir, a la sexta semana de gestación, momento en el que muchas mujeres todavía no saben que están esperando un bebé. Ahora, muchos se preguntan si harán lo mismo al otro lado del océano Atlántico.

Hasta ahora, los productores de cine y televisión se sentían atraídos por el citado estado por sus beneficios fiscales, pero ahora se preguntan qué pasos seguir tras surgir un fuerte debate sobre esta polémica legislación.

Las grandes compañías cuidan con mimo su postura y no dan muchos detalles en público. Uno de los pocos ejecutivos que habló abiertamente a los medios de comunicación sobre el tema fue el director de contenido de Netflix, Ted Sarandos, que denunció cómo los derechos de muchas mujeres que trabajan en sus producciones «se verían restringidos».

«Dado que la legislación aún no se ha implementado, continuaremos filmando allí, al mismo tiempo que apoyaremos a los socios y artistas que elijan no hacerlo», añadieron en un comunicado. Si finalmente la legislación entra en vigor a partir del 2020, entonces reconsiderarían toda su inversión en Georgia.

Entre las producciones que se verían afectadas se encuentra Stranger Things, la serie de terror y ciencia ficción creada escrita y dirigida por los hermanos Duffer y lanzada en Netflix.

Desde Disney, hace unos días su director ejecutivo, Bob Iger, explicó que sería «difícil» para su compañía continuar filmando en ese estado si la ley entrara en vigor. «Muchas personas que trabajan para nosotros no querrán trabajar allí», aseguró, pero no especificó si harán lo mismo en Irlanda del Norte, donde recientemente se han filmado escenas de Artemis Fowl.

La industria cinematográfica y televisiva de Irlanda del Norte ha experimentado un auge en los últimos años gracias al éxito de la serie Juego de tronos, que en su mayor parte fue filmada allí. Un territorio donde la prohibición del aborto es total desde el momento de la concepción, y la mujer que decida hacerlo se enfrenta a cadena perpetua. Pero los dos gigantes del entretenimiento no han hecho ninguna mención a la posibilidad de dejar de grabar allí multimillonarias producciones como Flinch y el drama Marcella.

Para Emma Campbell, la copresidenta del grupo Alliance for Choice, que hace campaña por los derechos al aborto en Irlanda del Norte, está claro que no debería haber una regla para Georgia y otra diferente para Irlanda del Norte, si no que debería «haber cierta coherencia».

En la misma línea, Campbell señala que compañías como Disney, con una declaración pública, podrían ejercer una fuerte presión política que un grupo activista como el suyo «simplemente no puede».

Comentarios

¿Suspenderán Netflix y Disney su producción en territorios antiabortistas?