Alberto & García «repasan a boli» su estilo (y reinventan la canción del verano)

El grupo asturiano relee dos exitazos veraniegos para su EP «Fenómenos paranormales», en el que ahonda en su peculiar estilo entre el pop-rock, los climas latinos y la electrónica

Alberto y García
Alberto y García

El pasado 1 de mayo, el mismo día en el que algunas playas asturianas abrían oficialmente su temporada de baños, por los resquicios de internet empezó a colarse un pegajoso aire veraniego que muchos escucharon por primera vez en sus lejanas vacaciones de 1974, y que seguro que no han olvidado. Solo que el Acalorado de entonces sonaba con el elástico chunda-chunda de Los Diablos y el que viene brotando desde YouTube o Spotify desde hace mes y pico es algo más caribeño, más sensual y con falsete, pero sin perder la misma esencia: pura canción del verano. Desde hace unos días, la banda asturiana Alberto & García, una de las más inconfundibles de la escena musical española de este momento, ha llevado también al formato CD su refrescante ejercicio de arqueología pop, y lo ha hecho junto a otras tres composiciones: dos de ellas prolongan y afianzan el camino que tan buenas críticas ha granjeado a su tercer álbum, El buen salvaje (2018) y la tercera es otra revisión de una joya del pop patrio: la aún irresistible Por qué te vas, de Jeannette. Todo ello con una portada en 3D (el anisotrópico, el de las gafas bicolores) y un título setenta-ochentero: Fenómenos Paranormales.

«Lo de grabar la versión de Acalorado ha sido un juego a partir de una canción que pertenece al imaginario de muchísima gente en España; la clásica canción del verano, un género muy denostado pero con un toque naif e inocente que nos pareció interesante rescatar porque no todo va a ser trascendental y el verano se presta a este tipo de cosas: es lo que es, sin vuelta ni mensaje oculto que descubrir dentro de tres años a base de darle vueltas», aclara Alberto García sobre la pieza quizá con más gancho comercial de un trabajo que de nuevo han grabado en Studio B de Madrid con Toni Brunet en tareas de producción y mezcla.

Unos argumentos muy similares a los que justifican la exhumación de Por qué te vas. «La veníamos tocando en directo y había cogido peso específico en el repertorio; hubo gente de fuera que nos comentó que le gustaría tenerla grabada… y la grabamos. Éramos muy conscientes de que sacábamos un EP para el verano, y en un mapa de posibles situaciones del verano Acalorado es perfecta para el inicio, el principio de un amor de verano, y Por qué te vas, para despedirse de él hasta el próximo septiembre, si es que volvemos a vernos», se explaya el cantante, compositor y multiinstrumentista.

Pero, verano y gancho musical aparte, la esencia de Fenómenos paranormales está en realidad en las dos canciones que serían cara A si el CD fuese vinilo: El camino y la que da título a la minicolección. «Son canciones-puente entre lo que esperamos que sean dos larga duraciones. El ritmo de conciertos que nos permitió coger el disco anterior no dejó tiempo para otro álbum en menos de un año, pero teníamos ganas de volver a meternos en el estudio, de hacer lo que nos gusta al final: ofrecer cosas nuevas y, a la vez, con el formato peculiar que estamos intentando dar a las cosas». Así, en clave de mediotiempo y con clima más latino en El camino y con mayor nervio pop y electrónico en Fenómenos paranormales, Alberto & García entrega dos composiciones que vienen a «repasar a boli el dibujo que habíamos trazado con discos anteriores, sobre todo El buen salvaje».

«Hacemos la música que sabemos y nos apetece, y hay dos vertientes fundamentales: pop rock y rock latino a la vieja usanza Al ser nosotros los que lo hacemos el producto se unifica y la gente no se sorprende; la sorpresa puede venir más por las versiones que porque una canción tenga un tres cubano y la otra un sintetizador con distorsión. Pero esto es una muestra más de esas dos facetas nuestras, que será por donde sigamos tirando», agrega Alberto García.

Como en discos anteriores, desde los clips hasta el diseño de la funda, todo está más que pensado y elaborado como una unidad por miembros el propio grupo, que firma el diseño en equipo y tiene en uno de sus miembros, el saxo Manuel García, el artista que lo ha plasmado todo en esas cuatro postales coloristas de verano… con unas cucharillas dobladas que inmediatamente hacen pensar en aquel mentalista de moda más o menos en el tiempo de Acalorado: Uri Geller. «Todo tiene que ver con el juego que da la poética de lo paranormal, desde cualquier ámbito, incluidas dos la versiones. Todo lo esotérico y lo difícil de definir al final es muy interesante y hay fenómenos paranormales que ocurren en el más acá que no dejan de sorprende, como esas personas que se empeñan en defender que la Tierra es plana en pleno 2019 o la reivindicación de la estética de los 70 y los 80 en series o en peli de cienfia-ficción de chavales en bicicleta que descubren cosas: todo también un poco naif. Y por otra parte, lo cañí también tiene su parte paranormal».

Al grupo asturiano le queda un largo verano de bolos por delante. Luego, de nuevo al estudio para un proceso que en su caso siempre es laborioso y al tiempo muy abierto a la improvisación: puro espíritu Alberto & García que habrá que esperar a que bajen los acalores veraniegos para que cuaje en nuevo álbum.

Comentarios

Alberto & García «repasan a boli» su estilo (y reinventan la canción del verano)