«La biblioteca de los libros rechazados», una de esas películas que animan a sonreír

El realizador francés Rémi Bezançon adapta con cabal tino la novela homónima del exitoso escritor parisino David Foenkinos

Fotograma del filme «La biblioteca de los libros rechazados», dirigido por Rémi Bezançon
Fotograma del filme «La biblioteca de los libros rechazados», dirigido por Rémi Bezançon

La novela homónima del escritor parisino David Foenkinos (1974) era una apuesta segura y el realizador Rémi Bezançon mantiene el tono con la complicidad de Fabrice Luchini, que lo borda como un ácido crítico literario que se complica la vida -privada y profesional- cuando en su programa de televisión arremete contra el éxito literario del momento porque duda de que su autor sea un simple pizzero, fallecido pocos años antes.

Si el original literario era una inteligente trama detectivesca que de paso arremetía contra las numerosas imposturas del mundo editorial francés, la adaptación se mantiene en la misma senda. «En Francia tenemos más escritores que lectores», suelta una empresaria del sector como ejemplo de los diálogos chisposos que trufan la peripecia del protagonista, obsesionado con desenmascarar al supuesto impostor, lo que le llevará hasta un pequeño pueblo costero de Normandía, a 600 kilómetros de París, donde el tal Henri Pick tenía su negocio. Sin haber escrito una línea en su vida, el hombre legó una obra cuya calidad nadie cuestiona.

Todo comienza cuando a una joven editora, de visita en la casa familiar, su padre le cuenta que en la biblioteca local el director promovió hasta su muerte una estancia en la que, siguiendo un riguroso protocolo, archivaba originales nunca publicados al ser rechazados por las editoriales. Lo que viene después transcurre plácido, ágil, incluso cautivador, con personajes de trazo sencillo pero trabado, al tiempo que reviste el asunto central con varias subtramas entrelazadas y fácilmente asumibles por el espectador común. El encanto de los exteriores normandos, su incisivo humor, el ambiente costumbrista de pincel fino y su renuncia a la estridencia cultural -evita la tendencia a la verborrea bastante común en el cine francés-, convierten La biblioteca de los libros rechazados en una de esas propuestas que alegran el día -no es poco- y justifican el cine en pantalla grande con su plus colectivo de disfrute social. Dejas la butaca luciendo una sonrisa, con ganas de comentarla ante un café y, claro, también de pararte en la próxima librería y leerte a Foenkinos.

«LE MYSTÈRE HENRI PICK»

Francia, 2019.

Director: Rémi Bezançon.

Intérpretes: Fabrice Luchini, Camille Cottin, Alice Isaaz, Bastien Bouillon, Josiane Stoleru, Marc Fraize.

Comedia dramática.

100 minutos.

Tags
Comentarios

«La biblioteca de los libros rechazados», una de esas películas que animan a sonreír