«Yesterday»: Un mundo sin los Beatles

Danny Boyle ha creado una película de estructura y diálogos impecables, que cojea en el tratamiento de la memoria y la educación sentimental y musical de nuestras vidas


Por la noche, mientras pedalea en su bici, en el breve lapso de un repentino apagón, un aspirante a cantante, que trabaja reponiendo en un súper, sufre un accidente. Despierta en el hospital, adonde lo va a buscar su novia. Todo va bien. En la fiesta de bienvenida que le hacen sus amigos canta Yesterday de los Beatles, con un asombroso resultado: todos lo felicitan por componer una canción tan hermosa. En el universo paralelo al que ha accedido tras el accidente, nadie conoce a los de Liverpool ni sus canciones -el involuntario plagiario lo comprueba en Internet-, así que desde ahí, el dinero y la fama parecen aguardar al protagonista.

 El autor de un argumento tan disparatado y surrealista es Richard Curtis, imaginativo, veterano y sólido guionista de televisión -La víbora negra, Mr. Bean, Spitting Image- y de películas tan conocidas como Cuatro bodas y un funeral o Notting Hill, así que no sorprenderá si afirmamos que la estructura y los diálogos de Yesterday son impecables. También las interpretaciones, discretas, pero agraciadas con un encanto innegable, nos van ganando poco a poco; desde la de Himesh Patel, actor indio nacido en Inglaterra que da vida al farsante, hasta la delicada encarnación de Lily James -la novia del protagonista-, pasando por la divertida composición de Maryana Spivak como una algo mefistofélica empresaria y representante. Y además, ¡milagro!, Danny Boyle aparca casi totalmente sus agotadores excesos de montaje asociativo y acumulativo, a lo Trainspotting o Slumdog Millionaire, dirigiendo el filme con agradecida sencillez y permitiéndose incluso jugar a lo obvio como en la secuencia que suena Here comes the Sun mientras la cámara recorre los soleados Hollywood Boulevard o Venice. 

Pero -casi siempre hay un pero y este es gordo-, a pesar de lo bien que nos tragamos la película -con la valiosa ayuda de un puñado de canciones bien conocidas-, una incómoda sensación nos va poseyendo a medida que avanza la función. La insoportable levedad del asunto deviene en una conclusión decepcionante y previsible. Uno se da cuenta de que esperaba un poquito más. Algo más sobre la memoria, la educación sentimental y musical de nuestras vidas, las caretas que nos ponemos y la identidad. «De repente ya no soy el que era», cantaba Paul McCartney.

YESTERDAY

Reino Unido, Estados Unidos, 2019.

Director: Danny Boyle.

Intérpretes: Himesh Patel, Lily James, Michael Kiwanuka.

126 min.

Comentarios

«Yesterday»: Un mundo sin los Beatles