«La (des)educación de Cameron Post»: Mentol contra la intolerancia

Chloë Grace Mortez sorprende en este conmovedor drama sobre una joven cuyos padres envían a un centro de rehabilitación para «curar» su lesbianismo


Cameron Post -que encarna una sorprendente Chloë Grace Moretz- anda por la veintena y descubre un buen día que le atraen las chicas y que su novio solo le aportaba desasosiego y vacío emocional. Hasta ese momento lo suyo solo era un paripé condicionado por el ambiente social y familiar. Estamos en los Estados Unidos de los años 90, pero podía ser en cualquier país y en cualquier época. Lo que hace la productora, actriz, guionista y directora de origen iraní Desiree Akhavan -también alma mater de la miniserie The Bisexual (2018)- es trazar una mirada naturalista y no exenta de ironía, con la intención, sobre todo, de aflorar el mucho daño que los prejuicios adultos provocan cuando se entrometen en el vulnerable mundo adolescente.

Gran Premio del Jurado en Sundance y Espiga de Plata en la Seminci, en buena parte por su sensible tono indie, es un conmovedor drama en las antípodas de la nadería teen, pues aunque pareciera otra más saturada de hormonas, realmente bajo una sutil capa de humor negro, esconde mucho dolor, el de esa protagonista a la que sus padres -encarnación pura del wasp (white anglo-saxon protestant)- envían a un centro de rehabilitación para «curar»… su lesbianismo. Cuántas veces no habremos oído o leído la misma turra y renunciemos a citar nombres propios o partidos políticos.

Si Akhavan demuestra saber de lo que filma, repara igualmente en la coralidad de su propuesta, pues a fin de cuentas el centro en el que ella ingresa recibe a otros pacientes y su acierto está en el casting, actores jóvenes cuyos personajes arropan a una joven atormentada, en algún momento casi convencida de que lo suyo es una tara. La película es también una mirada en apariencia retrospectiva -años 90, recuérdese- sobre una sociedad que apenas evolucionó dos décadas después y al azote Trump nos remitimos. Finalmente, tampoco nos vengamos arriba porque hay tristeza en esta trama que busca transmutarse en mentol contra la intolerancia, aunque deja abierta una puerta a la esperanza y a la libertad. Cameron quizá rompa las cadenas, como también sus desventurados colegas.

«LA (DES)EDUCACION DE CAMERON POST»

[«THE MISEDUCATION OF CAMERON POST»]

EE. UU., 2018.

Directora: Desiree Akhavan.

Intérpretes: Chloë Grace Moretz, Sasha Lane, John Gallagher Jr., Forrest Goodluck, Jennifer Ehle, Quinn Shephard.

Drama. 90 minutos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«La (des)educación de Cameron Post»: Mentol contra la intolerancia