«Spider-Man: lejos de casa»: El hombre araña y las hormonas

El tono del filme mejora entregas anteriores, aunque sigue siendo un producto de entretenimiento puro


Otra de superhéroes comienza a resultar fatigoso. Brotan como setas en otoño con el apabullante dominio de Marvel y uno se acerca cada vez más temeroso a las salas con la única esperanza de que al menos propongan una pizca de novedad. Spider-Man: lejos de casa se ciñe a lo esperado de un mainstream palomitero, en el que se han pulido 160 millones y va camino de hacer una suculenta caja global como (casi) todo lo que toca esa factoría y sus asociados. En el 2017 incorporaron a Tom Holland al plantel con Spider Man: Homecoming, siguiendo la estela de Tobey Maguire y Andrew Garfield en lo que va del XXI, aunque estos con desigual resultado. Los 23 años de Holland se rebajan lo justo por necesidades del guion y punto pelota, que a fin de cuentas es lo de menos. Se trata de insistir en el personaje creado por Steve Ditko y Stan Lee, mirando por el rabillo del ojo hacia los nuevos espectadores, e intentar fidelizarlos para lo que venga, que será mucho.

El resultado mejora a la anterior, en parte porque allí eran ocho guionistas y aquí dos, un detalle muy a considerar. El tono también mejora, pese a mantener el sello teen aunque aquí resuelto con mayor agilidad y un permanente recurso al «padre», que no es otro que Iron Man-Tony Stark, ya «desaparecido» como recordarán quienes haya visto la reciente Vengadores: Endgame, de la que esta equivaldría a una secuela natural. Esta vez el villano es Mysterio, y el personaje se pasea con sus colegas de vacaciones por varios países europeos -incluidas las ruinas zaragozanas de Belchite- con la intención de desconectar totalmente del traje y sus superpoderes, algo que, como es previsible, no podrá suceder. Añadamos el factor hormonal y, de la misma manera que ocurría a Woody en Toy Story 4, se introduce el despertar del amor, esa chica que te gusta y a la que no te atreves a decirle que la quieres cuando todos los sabemos e intuimos que ella también. En resumen, no es oferta para alguien zurrado en el género pero lo es para una tarde de verano, aire acondicionado y dejar los problemas en el colgador. Sin más.

 

«SPIDER-MAN: LEJOS DE CASA»

[«SPIDER-MAN: FAR FROM HOME»]

EE. UU. 2019. Director: Jon Watts. Intérpretes: Tom Holland, Jake Gyllenhaal, Zendaya, Marisa Tomei, Jon Favreau, Samuel L. Jackson, Jacob Vatalon.

Ciencia ficción.

129 minutos.

Comentarios

«Spider-Man: lejos de casa»: El hombre araña y las hormonas