«Venganza bajo cero», el último filme de Liam Neeson, muertos por riguroso orden

El director Hans Petter Moland logra superar el tono típico de los violentos «thrillers» que suele protagonizar el actor irlandés gracias a unas buenas dosis de humor negro

Neeson, en un fotograma del filme «Venganza bajo cero»
Neeson, en un fotograma del filme «Venganza bajo cero»

Que nadie se preocupe, un pantallazo nos irá recordando el nombre de cada fiambre con una cadencia que comienza cada cinco minutos para acelerarse hacia el final. Varias son las razones por las que Venganza bajo cero no es otra más del gigantón Liam Neeson engordando la cuenta de resultados de las funerarias. O sí, pero con otro tono, entre la parodia y el humor negrísimo, tanto que por un momento nos pareciera ver a lo lejos a los Coen de Fargo, quizá solo por la nieve y el diseño de los malos, casi a punto de caricatura aunque sin llegar a serlo. El propio director noruego Hans Petter Moland (Oslo, 1955) versiona su Uno tras otro (2014) cambiando a Stellan Skarsgard por Neeson -la mirada de reojo en el impacto internacional-, y desde el primer momento ya se nos advierte que estamos ante un remake. Muy honesto el detalle pese a que los despistados se enteran cuando ya pasaron por taquilla, aunque, y es verdad, del original nadie se acuerde porque llegaba desde el Norte: buenas cinematografías pero de complicado acceso al mercado global. Vamos, que casi nadie lo conoce.

¡Qué no hará un padre por su hijo muerto! Vengarse. Sobre todo si trabajas en un lugar de nevadas perpetuas y manejas un quitanieves que solo de mirarlo te cura el hipo. El fulano es buena gente, poco hablador, paleto no pero letrado tampoco parece, así que cuando junto a su mujer se acerca a la morgue a reconocer el cadáver y le cuentan que murió de sobredosis -el espectador ya sabe que es un cuento-, se encierra en el garaje y se pone al tajo, o sea a recortar su escopeta y recoger abundante munición por si las moscas. El resto se ajusta al título sin olvidar que tomarse en serio una historia así a estas alturas del thriller derivaría en déjà vu. Lo mejor era pintarlo todo de negro y saltearlo con algunos secuencias tronchantes, aquí sí, de inconfundible aroma coeniano. La factura es irreprochable y muy agradecidos al director por evitarnos que la sangre nos salpique: de vez en cuando cargarse a alguien fuera de cuadro hasta resulta inteligente. No hará historia, pero tampoco perdiste el tiempo.

«COLD PURSUIT»

Gran Bretaña, EE.UU., Noruega, Canadá, Francia. 2019.

Director: Hans Petter Moland.

Intérpretes: Liam Neeson, Laura Dern, Julia Jones, William Forsythe, Raoul Trujillo.

Thriller.

118 minutos.

Tags
Comentarios

«Venganza bajo cero», el último filme de Liam Neeson, muertos por riguroso orden