«Érase una vez en... Hollywood»: Los destripadores de sueños

Su obra más divertida y luminosa, Tarantino firma una película que todo cinéfilo debe ver


«Cuando amanezca me encontrarán muerto y llamarán a Charlie Chan», escribió Pere Gimferrer, porque las películas trazan siempre un camino que se cruza con la vida. Sobre eso, Tarantino ha hecho su obra más divertida y luminosa, aunque, al final, llegue, inevitable, el baño de sangre catártico; pero incluso esa violencia, tan caricaturizada, parece muerte alegre.

El director centra su nueva historia en aquel Hollywood falsamente easy de los sesenta, donde la línea que separaba la realidad de la ficción era difusa; un mundo joie de vivre, del exceso de placeres, del sol apabullante -suenan California Dreaming y Summertime-, al que dieron carpetazo con el asesinato de Sharon Tate, muerta a manos de las huestes de Charlie Mason. Vemos la llegada de los hippies a las colinas, unas chicas -dulce cierva, Margaret Qualley- que rebuscan en los contenedores de basura de la Fat City.

Mil homenajes al cine más popular y cutre -del Ringo de Nebraska del gallego Antonio Román al adorado Sergio Corbucci-, pero sublime, rodean la amistad descompensada entre una estrella de Hollywood -interpretada por un gran Leo DiCaprio- que tuvo cinco años de gloria y que ahora se mortifica en series de televisión baratas o viajando a Europa para trabajar en spaghetti wésterns, y un fiel doble -genial Brad Pitt- que, al contrario que su colega, no necesita mucho para ser feliz. En la trayectoria de estos dos, zigzagueando por las cuestas del Olimpo, aparece Sharon Tate, sueño dorado, ingenua ávida de vida -así la define un Steve McQueen al que presta cuerpo Damian Lewis-, conmovedoramente recreada por Margot Robbie que nos regala la hermosa, tierna, divertida y levemente melancólica escena en la que la actriz se mira en la pantalla de un cine -la película es La mansión de los siete placeres-, anónima y feliz al sentir el gozo del público que la rodea.

Con su cuchillo, una alumna aventajada de Mason -espectral Mikey Madison, la hija mayor de la excelente serie Better Things- destripa la ensoñación: «Crecimos viendo asesinatos en el cine y la tele, ¿qué tal si matamos a la gente que nos enseñó a asesinar?». Pero antes, antes de la sorpresa final, Bruce Lee, Connie Stevens, Sam Wanamaker, Mannix y el Cinerama se dan la mano con calor en una película que todo cinelover debe ver.

 

«ÉRASE UNA VEZ EN... HOLLYWOOD»

«ONCE UPON A TIME IN… HOLLYWOOD»

EE.UU., 2019.

Director: Quentin Tarantino.

Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie, Al Pacino, Margaret Qualley, Emile Hirsch, Timothy Olyphant, Lena Dunham, Kurt Russell, Bruce Dern, Dakota Fanning.

Thriller.

162 minutos.

Comentarios

«Érase una vez en... Hollywood»: Los destripadores de sueños