Boadella: «Se sigue adoctrinando y hay generaciones que van absorbiendo este odio a España»

El dramaturgo catalán, que presenta este jueves su nuevo trabajo en el Teatro Palacio Valdés de Avilés, no duda en opinar sobre la situación de Cataluña

Albert Boadella, renunció al Premio Nacional de Teatro en 1994.
Albert Boadella, renunció al Premio Nacional de Teatro en 1994.

Redacción

Albert Boadella estrenará en Avilés este jueves en el Teatro Palacio Valdés su último montaje, «¿Y si nos enamoramos de Scarpia?», una obra que no descarta llevar a Cataluña un año después de volver a los escenarios de esa comunidad. El dramaturgo no ha dudado en hablar de la situación catalana y ha afirmado que Cataluña está ante una situación «completamente descerebrada» y se ha mostrado convencido de que, si el Estado no interviene decisivamente, «esto irá a más hasta la separación». De no haber esa intervención estatal no habrá otra salida, «porque se sigue adoctrinando y, por lo tanto, hay generaciones y generaciones que van absorbiendo este odio a España, que en este momento es lo único que une a todos los grupos separatistas, el odio a todo lo español. No es la idea de la construcción nacional, no, es todo contra España como enemigo», ha declarado Boadella.

Ha lamentado que haya «un inmenso lapsus jurídico» que impide intervenir en aspectos «que son escandalosos» como es que un presidente de la Generalitat «amenace directamente al Estado». En cuanto a la sentencia condenatoria de los líderes independentistas, ha comentado que si las competencias penitenciarias están en la comunidad autónoma y el presidente puede decir que los presos salgan calle a la semana siguiente, aunque sea para hacer trabajos sociales, «pues esto parece un cachondeo».

Boadella ha recordado que ya en 1981 presentó «Operación Ubú», que parodiaba de modo feroz a Jordi Pujol, y entonces pudo prever lo que iba a suceder «aunque otra cosa es nadie quisiera verlo o que no interesara, sobre todo, desde el Gobierno central». «Lo que está sucediendo ahora es la consecuencia de no haber actuado por parte de los distintos gobiernos centrales, y de haber cedido competencias como la de educación a las comunidades autónomas, que eso es una monstruosidad que no sucede en ningún país de Europa», ha señalado.

También ve un error haber cedido una policía que actúa «casi contra el Estado en ciertos momentos». La única solución, en su opinión, pasa por aplicar al máximo de las leyes «y cortar, pero ya, el adoctrinamiento, en los parvularios, en las escuelas, en los institutos y, sobre todo en los medios públicos; no puede ser que exista una televisión auténticamente golpista pagada por todos los españoles». No obstante, tras «cortar la epidemia de raíz» vendría una etapa para recuperar la convivencia y cicatrizar la inmensa división que existe, «que será lo que más va a costar». «Por eso las responsabilidades criminales de quienes han llevado esto adelante son muy serias, aunque creo que les ha salido muy barato el asunto», ha declarado el director catalán.

Obras que reflejan la actualidad

Su nuevo trabajo, «¿Y si nos enamoramos de Scarpia?», habla dos sopranos se enfrentan a costa de la «batalla de géneros» mientras ensayan algunas de las más grandes arias de la historia de la ópera, un género, en general, abiertamente machista. En su opinión, asistimos a una ola de puritanismo que viene de Estados Unidos, como cree que se ha visto recientemente en el caso de Plácido Domingo, «que al margen de si son correctas o no estas cosas» le ha llamado la atención «todo lo que se ha montado alrededor».

«Casi se ha montado una pugna entre Europa y EEUU: cuando viene a Europa la gente se pone en pie y le aplaude, en cambio allí tuvo que renunciar a su dirección en la ópera», ha declarado Boadella. Dice que esta obra, casi mitad texto, mitad música, la terminó de escribir en el mes de febrero alalimón con Martina Cabanas, por lo que no todavía había sucedido nada con el tenor.

Para el director catalán, lo más importante de la obra es el elenco porque ha indicado que es muy difícil, sobre todo en España, encontrar a cantantes y músicos que, además, sean buenos actores, como es el caso de Carmen Solís, María Rey-Joly o Antoni Comas. «Ése es un valor insólito que le da toda la fuerza a la obra, además del tema, que es muy actual, es eso que se llama la batalla de géneros en la que nos hemos encontrado los hombres un poco sorprendidos y también algunas mujeres», ha indicado.

Carmen Solís y María Rey-Joly representan en este montaje a dos sopranos que se enfrentan mientras interpretan algunas de las arias más conocidas de la ópera, ante la atenta visión de su maestro, papel de Antoni Comas. Ambas, con opiniones distintas al enfrentarse a argumentos que son machistas, porque los libretos y las composiciones han sido creados por hombres en épocas en las que las visiones eran diferentes a las actuales.

«La gran paradoja es que, por encima de todo ello, está la música, está por encima de la batalla entre los géneros», ha explicado Albert Boadella al referirse al nudo argumental de este nuevo montaje. El texto plantea un enfrentamiento entre dos personajes que no se resuelve con vencedores y vencidos, «porque todos acaban perdiendo un poco el tiempo, los caminos del enfrentamiento no llevan a nada bueno». El Teatro Palacio Valdés subirá el telón para «¿Y si nos enamoramos de Scarpia?» el próximo, jueves, 31 de octubre, a partir de las 20:15 horas.

Comentarios

Boadella: «Se sigue adoctrinando y hay generaciones que van absorbiendo este odio a España»