El último «bestseller» que surgió del frío

Entrevistamos a la escritora noruega Ruth Lillegraven, la revelación del momento con «En el fiordo profundo», un «thriller» aclamado por el lector y la crítica


Puntual y sonriente acude Ruth Lillegraven (Noruega, 1978) a nuestra entrevista en la cafetería del pabellón de Noruega, el país invitado, en la Feria literaria de Fráncfort. Son las cuatro y media de la tarde y luce el sol en el centro financiero de Alemania. La escritora noruega luce camisa y pantalón azul marino, pide un café, una botella de agua y, con un gesto amable, afirma en inglés: «Preparada». Sorprende la sencillez de la autora, que antes de dedicarse al oficio de escribir, trabajaba en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones Noruego: «Siempre me ha gustado escribir, lo hacía como afición, pero desde que publiqué mi primer libro de poesía en el 2005, tenía la necesidad de escribir una novela negra y aquí está, estoy muy contenta». De su viaje literario desde los poemas hasta la novela negra, del peso del pasado y de la compleja psicología de sus personajes, charlamos con Ruth Lillegraven, la nueva bestseller noruega.

­-¿Cómo te sientes por poder presentar tu novela «En el fiordo profundo» en la Feria del Libro de Fráncfort, la más importante de Europa?

-Me siento muy afortunada y orgullosa de poder estar aquí. Es una oportunidad estupenda para conocer y relacionarme con otros colegas y descubrir las novedades literarias. Estoy muy contenta.

­-Has escrito varios libros de poesía, seis infantiles y una obra de teatro. ¿Por qué decidiste cambiar de rumbo y lanzarte a escribir una novela negra?

-Era un sueño por cumplir, una ilusión que tenía pendiente desde que debuté como autora en el 2005. Me apetecía mucho escribir una novela policíaca, pero no quería que tuviera la estructura convencional en la que todo gira en torno a un crimen y con un investigador como personaje principal. Por eso, mis protagonistas son un matrimonio convencional con dos hijos, con el que se pueden identificar los lectores, y que ven cómo su vida se trastoca cuando se produce un asesinato en su entorno más próximo.

­-¿Te asustaba que a tus lectores de poesía no les gustara tu cambio de estilo?

-Era un cambio importante, pero como escritora me apetecía progresar y ponerme a prueba. Además, seguiré escribiendo versos.

­-¿Ha supuesto un reto esta novela?

-Sí. Ha sido un reto, un desafío muy gratificante y a la vez también difícil. Ya había escrito otra novela, en la que había secretos y mentiras, pero esta tiene una mayor dificultad, porque la novela debe atrapar al lector con intriga y misterio, los personajes tienen que estar bien retratados psicológicamente; es decir, es fundamental saber por qué se comportan cómo lo hacen y qué les mueve a hacerlo, y otro factor clave es el ambiente, hay que reflejarlo muy bien. En este caso, mi ambiente es el fiordo. Fue complicado, pero enriquecedor.

-«En el fiordo profundo» descubrimos a Clara y Haavard, un matrimonio que tiene gemelos, que viven en un elegante barrio de Oslo y ambos con una prestigiosa carrera profesional. Sin embargo, todo se queda en apariencia. ¿Has querido hacer un retrato de la sociedad noruega del siglo XXI?

-Es cierto que la vida de mis personajes no es tan idílica como parece. Él tiene una aventura y ella oculta un oscuro secreto de su pasado. Mucha gente se me ha acercado y me ha dicho que conocía matrimonios o relaciones de pareja como la de Clara y Haavard. Donde ambos tienen un buen trabajo, al que le dedican muchas horas, y comparten poco tiempo con los niños y donde falta comunicación y hay rutina entre ellos. Pero, al final, casi siempre todo sale a la luz. En mi historia, sus vidas se desmoronan cuando el pasado de ella regresa y el asesinato les toca de cerca, moviéndoles a plantearse si conocen de verdad a la persona con quien comparten su día a día.

-En esta novela, encontramos un crimen, una trama política y el peso del pasado con el impresionante paisaje noruego de fondo. ¿Por qué le has dado tanta importancia al fiordo, convirtiéndolo en otro personaje de la historia?

-Cierto, es otro personaje. El impresionante paisaje de los fiordos noruegos, lo inunda todo, infundiendo profundidad y a la vez creando un ambiente de opresión y misterio a los protagonistas.

­—También abordas el tema del maltrato infantil.

—Sí, el maltrato infantil es un grave problema que existe en todas las sociedades actuales. Independientemente de la nacionalidad, las clases sociales y nivel cultural, está ahí siempre y la clave es denunciarlo cuando se detecta y hacer campañas para proteger a los menores. Es un tema que ya abordé en otro libro anterior.

­—¿Cómo creas tus personajes? ¿Cuánto de tu vida real encontramos en Clara y en Haavard?

—Hay algo de mí, de mi marido, de gente que conozco, retazos que me ayudan a ir perfilando su personalidad y sus vidas, pero hay mucha ficción y literatura. La creación de mis personajes es un proceso largo e intento escribir cómo van cambiando, poco a poco, con los acontecimientos que les van sucediendo. No son buenos ni malos. Tienen contradicciones como todos, de ahí que sean creíbles.

­—Clara oculta un oscuro secreto. ¿Tú también tienes secretos en tu vida?

—¡Ja,ja,ja! Sí, tengo secretos, pero no son oscuros, son muy diferentes a los de Clara. No son misteriosos ni ocultan hechos sombríos. Creo que, en el fondo, todos tenemos secretos y depende de la importancia de los hechos, el que se compartan con alguien de confianza o vivamos con su peso a lo largo de la vida.

—¿Crees que el pasado siempre regresa?

—¡Oh! Interesante pregunta. Creo que no siempre regresa, pero sí, a veces. La vuelta del pasado, creo que depende de cómo hayas gestionado las experiencias que te han marcado y de cómo estés y te sientas interiormente. Cuando hay heridas sin cerrar, el pasado casi siempre regresa.

— ¿Eres lectora de novela negra?

—Sí, me gusta leer novela negra, pero no siempre. Me gusta cambiar y leer otros estilos y tipos de historias.

—¿Quiénes son tus referentes literarios? ¿Qué autores te inspiran a la hora de escribir?

—Mis referentes son varios, desde Patricia Highsmith hasta Gillian Flynn o Paula Hawkins, escritores estupendos de novelas de suspense psicológico.

—¿Cuándo y cómo escribes?

—Bueno, tengo dos niños de 7 años y me siento a escribir cuando ellos están en el colegio y puedo concentrarme. No escribo, todos los días, porque tengo viajes y otros asuntos, pero procuro que haya una disciplina.

—¿Dónde te sientes más cómoda, componiendo poemas o escribiendo novela negra?

—Me apasionan ambas experiencias. Los poemas me salen de forma natural, porque utilizo un lenguaje sencillo para llegar a todo el mundo; y la novela me supone un reto y me gusta mucho, porque profundizas en la escritura.

—Y, ¿cómo desconectas?

— Mi tiempo libre es para mi marido y mis hijos. Me gusta disfrutar de la naturaleza, pasear, ver series de televisión con mi marido. Estoy enganchada a La casa de papel. Me gusta mucho. También, me gusta quedar con mis amigos e ir al teatro, y por supuesto, escribir y leer.

—Has mencionado a tu familia. ¿Ha leído tu marido tu novela?

—Sí, mi marido la ha leído y le ha sorprendido. Y para mi madre, todo lo que escribo está muy bien y siempre me felicita, ¿soy su hija!

—¿Seguirás escribiendo novela negra?

—¡Claro! Tengo pendiente escribir la segunda parte de la historia de Clara y Haavard. Ya tengo más o menos pensado el desarrollo de los acontecimientos. Espero que enganche y que entusiasme a los lectores tanto como esta.  

Comentarios

El último «bestseller» que surgió del frío