«Madre»: Relato de supervivencia de una madre sin hijo


En el 2017, y con algunas películas en su haber como director (las más reconocidas Stockholm y Que Dios nos perdone), Rodrigo Sorogoyen dirigió un cortometraje en el que demostró, una vez más, su -ahora sobradamente reconocido- pulso y buen hacer en tramas de acción e intriga con carga emocional, llevándose con ello un Goya e, incluso, una nominación al Óscar. Ese corto se titulaba Madre y nos mostraba una angustiosa conversación telefónica entre una madre y su hijo, en la cual esta se daba cuenta de que el pequeño estaba perdido en una playa francesa.

Su adaptación a largometraje opta por la novedosa fórmula de incluir en su totalidad el corto como inicio del filme, para luego pasar a su desarrollo. Pero, y he aquí la originalidad de su propuesta, huye de caminos fáciles y, frente a la posibilidad de continuar el corto focalizando la trama en el terreno de la acción, como un relato policíaco de búsqueda de un menor (relato en el cual, visto El reino, Sorogoyen se desenvolvería con total solvencia), opta por marcar una elipsis temporal y convertir el filme en un retrato intimista del dolor de una madre, que diez años después, y aún sin poder superar la pérdida, vive y trabaja en la playa en la cual perdió a su hijo.

Madre es una película madura y perturbadora, el retrato de una mujer y madre (sin hijo y sin respuestas que le hayan permitido un duelo) que vive al borde de un abismo del que parece que, poco a poco, va queriendo por fin salir. Su dolor y esperanza pasan a centralizarse en la -muy- ambigua relación que establece con un adolescente de edad y físico similares a las que tendría su hijo desaparecido.

Y como marco de todo ello, la playa, como elemento antaño de amenaza pero ahora también lugar de vida y elemento sanador, cuya luz y amplitud (esos planos panorámicos y grandes angulares que abren y dilatan espacios) chocan con el universo interno, opresivo y oscuro, de la mujer que la habita (una magnífica Marta Nieto, verdadera luz y sustento del filme que se merece todos los premios venideros). Y es que hay heridas que nunca se curan, pero a veces, los vacíos ya no lo son tanto.

«MADRE»

España, 2019.

Director: Rodrigo Sorogoyen.

Intérpretes: Marta Nieto, Jules Porier, Àlex Brendemühl.

Drama.

129 minutos.

Tags
Comentarios

«Madre»: Relato de supervivencia de una madre sin hijo