Guerra Civil, franquismo y literatura

Héctor J. Porto REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Mítico cartel realizado en 1936 por Renau para el Partido Comunista, una imagen que ilustra las páginas del libro de Andrés Trapiello «La armas y las letras», ensayo que en el 2019 celebró sus 25 años de vida con una reedición ampliada
Mítico cartel realizado en 1936 por Renau para el Partido Comunista, una imagen que ilustra las páginas del libro de Andrés Trapiello «La armas y las letras», ensayo que en el 2019 celebró sus 25 años de vida con una reedición ampliada

El rescate de tres libros clásicos sobre la creación literaria y el lenguaje durante el conflicto bélico y la dictadura, uno de los felices acontecimientos editoriales del 2019

12 ene 2020 . Actualizado a las 10:02 h.

Habitualmente se dice, y con razón, que la historia, en especial en las guerras, la escriben los vencedores, los que ocupan el poder. Eso no quiere decir que, mientras el ruido de las bombas y las trincheras ensordecen la sociedad civil, las máquinas cesen de escribir y las plumas dejen de trabajar, ya sea para acallar las explosiones, ya sea para acrecentarlas, o porque hay quien, como excepción que confirma la regla, no se mueve de su sitio.

El pasado 2019 dejó el feliz acontecimiento editorial del rescate de tres libros -clásicos ocultos- que acreditan lo que se movía la creación literaria y el lenguaje durante la Guerra Civil y después, a lo largo de la dictadura. Son Las armas y las letras de Andrés Trapiello (Destino), Charlas de café sobre la Guerra Civil española de Roberto Gómez (Guillermo Escolar) y Diccionario del franquismo de Manuel Vázquez Montalbán (Anagrama).

A la izquierda, viñeta de Roberto que ocupa la portada de «Charlas de café»; a la derecha, Víctor Cortezo, Blanca Pelegrín, Luis Cernuda, María del Carmen García Lasgoity, Manuel Altolaguirre y María del Carmen Antón, retratados en Valencia en el verano del 37 por Walter Reuter (imagen recogida en el ensayo de Trapiello «Las armas y las letras»)
A la izquierda, viñeta de Roberto que ocupa la portada de «Charlas de café»; a la derecha, Víctor Cortezo, Blanca Pelegrín, Luis Cernuda, María del Carmen García Lasgoity, Manuel Altolaguirre y María del Carmen Antón, retratados en Valencia en el verano del 37 por Walter Reuter (imagen recogida en el ensayo de Trapiello «Las armas y las letras»)

El escritor leonés Trapiello (Manzaneda de Torío, 1953), gran conocedor de este tema y autor del primero de los libros citados, anota -precisamente en el prólogo que redactó para esta edición revisada que festeja el 25.º aniversario de su primera aparición- que los últimos estudios, investigaciones y descubrimientos abundan en una idea general que ya sustentaba su edición de 1994: «Muchos escritores e intelectuales, como tantos españoles, se vieron obligados a escoger, y a menudo de manera dramática, entre los dos bandos, entre dos visiones de la historia y de la vida que en muchos casos acabaron siendo delirantes, totalitarias y mesiánicas, con los resultados conocidos por todos».