«La red Avispa», la última y polémica película de Penélope Cruz

Ana Mengotti MIAMI / EFE

CULTURA

netflix

El estreno en Netflix de la cinta ha agitado al exilio cubano, que amenaza con tomar acciones legales

26 jun 2020 . Actualizado a las 08:58 h.

La llegada del filme La red Avispa a Netlix ha agitado al exilio cubano en Miami, que ya ha iniciado acciones contra este «insulto a la verdad», como lo ha definido en unas declaraciones a Efe uno de sus dirigentes. Incluso algunos de los representados o aludidos en este filme inspirado en hechos reales están viendo la posibilidad de presentar una demanda judicial, como es el caso de Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia, según ha contado.

Por algo la expresión «Daños y perjuicios» aparece en el enunciado de una campaña iniciada en la plataforma Change.org para reclamar a Netflix que retire de su cartelera la película, una petición que en dos días ha recibido más de 8.000 firmas.

El filme, que se estrenó este viernes en Netflix tras haber pasado por los festivales de Venecia, San Sebastián y otros, está basado en el libro The Last Soldiers of the Cold War (Los últimos soldados de la Guerra Fría), de Fernando Moráis, y cuenta la infiltración de espías castristas entre grupos del exilio en Miami.

Dirigida por el francés Olivier Assayas, que la reeditó después de pasar por Venecia y San Sebastián para darle «más fluidez», La red Avispa está protagonizada por la española Penélope Cruz y el venezolano Edgar Ramírez. Les acompañan Gael García Bernal, Ana de Armas, Leonardo Sbaraglia y Wagner Moura, entre otros.

Política más que cine

«Es un proyecto político más que una historia cinematográfica», dice Sánchez, quien es mencionado en el filme pues uno de los espías de la red, René González, se infiltró en el Movimiento Democracia que él dirige y llegó a pilotar las avionetas de su grupo aéreo, dedicadas a localizar y ayudar a los balseros cubanos en el mar.

Sánchez ha visto la película y está indignado por el hecho de que se acuse a su movimiento de haber ganado mucho trayendo gente de América Latina a cambio de dinero, cuando durante años -dice- puso efectivo de su bolsillo para hacer que los huidos de Cuba se pudieran juntar con sus familias en Estados Unidos.

«Hasta una cuenta de 800 dólares (unos 710 euros) en llamadas a Cuba tuve que pagar una vez», recuerda. A Sánchez aún le duele más cómo presentan en el filme a José Basulto (Leo Sbaraglia), el fundador de la organización Hermanos al Rescate, creada en 1991 para ayudar a los cubanos que huían de Cuba por mar.

Basulto, un hombre de 79 años muy respetado dentro de la comunidad cubana de Florida, sobrevivió en 1996 a un ataque de cazabombarderos cubanos contra tres avionetas de su organización que dejó cuatro muertos.