«Personal Assistant»: Música, glamur, fama y piscinas

Pese a ser blanda y amable, se agradece el tono agridulce y sencillo de esta película sobre el éxito y el fracaso


Para los que echamos de menos el glorioso Hollywood de las ideas, ya perdido, ahora, en tiempos del dinero, agradecemos la aparición de películas cool como Personal Assistant que habla, como muchas otras cintas de la última cosecha de la industria norteamericana, del éxito y del fracaso, pero más desde el punto de vista de la creación y la satisfacción personal que del reconocimiento o del triunfo.

Vale, quizá mañana no recordaremos Personal Assistant. Es amable, a veces incluso blandita e inocua, pero hay algo en ella que se agradece. Nada de estridencias ni grandes dramas de superstars autodestructivas pero más vacías que un suflé. Por el contrario, todo aquí tiene un tono agridulce, sencillo y hasta un poquito pasota.

Agradecido naturalismo

Está Dakota Johnson -hijísima de Don y Melanie-, con su agradecido naturalismo -ella es natural incluso en sagas imposibles como las Cincuenta sombras-, haciendo de chica que quiere trabajar produciendo discos de artistas que le gustan, tipo Aretha Franklin, Sam Cooke o Carole King. Su papá -Bill Pullman- fue músico de éxito y ahora vive, derrotado pero feliz, a los mandos de una radio minúscula cerca de la playa, en Santa Mónica.

Mientras sueña despierta, la chica debe conformarse con ser asistente, durante los últimos tres años, de una caprichosa estrella de la canción -a la que siempre admiró- que empieza a declinar. «Únicamente cinco mujeres fueron número uno después de los 40 y solo una era negra…», dice Tracee Ellis Ross -hija de otro mito, Diana Ross-, una actriz de óptima y contenida vis cómica que encarna a la diva solitaria. Ante ella un dilema: dejarse manejar por los ejecutivos de la discográfica y por su representante -Ice Cube-, cerrando un contrato sustancioso y casi vitalicio en Las Vegas, o «seguir creando y buscando sorpresas en la vida».

Hay mucha peste de videoclip, pero lo vas tolerando. Y las apariciones de June Diane Raphael son muy divertidas, interpretando a la otra chica para todo de la diva. Hablar de fama y glamur mientras se limpia una piscina tiene gracia.

Para acabar, una pregunta. ¿A que publicista o distribuidor papanatas se le ocurre rebautizar el filme en España con un título en inglés? Si no les valía la traducción La nota más alta -de intencionado doble sentido-, ¿qué tal Asistente personal?

«PERSONAL ASSISTANT»

[«THE HIGH NOTE»]

EE.UU.- Canadá- Reino Unido, 2020.

Directora: Nisha Ganatra.

Intérpretes: Dakota Johnson, Tracee Ellis Ross, Kelvin Harrison Jr., Zoe Chao, Ice Cube, Bill Pullman, June Diane Raphael, Eddie Izzard.

Comedia dramática.

113 minutos.

Comentarios

«Personal Assistant»: Música, glamur, fama y piscinas