«¿Dónde estás, Bernadette?»: Un agujero negro de pánico visceral

Cate Blanchett compone otro de sus personajes inolvidables en el filme de Richard Linklater


Cate Blanchett es el polo magnético alrededor del cual gravita ¿Dónde estás, Bernadette? Entre el histrionismo y la contención, que tan bien sabe administrar, la australiana compone otro de sus personajes inolvidables, primo hermano de aquella especie de Blanche DuBois que encarnaba en Blue Jasmine. A Blanchett le van esas mujeres enfrentadas a la prosaica realidad, indignadas con lo vulgar. Entre el llanto y la risa, en Bernadette da vida a una de sus atormentadas desbordantes, ansiosas y confusas, que intentan sobrevivir en el mundo material. Y no es extraño que en el filme alguien defina a su personaje como «un agujero negro de pánico visceral». Gran paraguas, ese del pánico, para el talento fóbico de Blanchett. En fin, que la película no sería lo mismo sin ella.

Bernadette es un ser estrafalario, una mujer de cincuenta que fue un genio del diseño y la arquitectura, retirada, inexplicablemente, desde muy joven. Cargada de miedos y agorafobias, vive en la dipsomanía pastillera -otra especialidad de Blanchett-, en una enorme casa en ruinas, con su marido, experto yuppie en nuevas tecnologías -interpretado por Billy Crudup- y con su hija quinceañera -bonito debut de Emma Nelson- que sueña con llevar a mamá a un viaje por la Antártida. Pero, un día, aparece un agente del FBI especializado en mafias que operan en Internet, pues Bernadette, casi siempre encerrada, ha caído en las manos de timadores rusos de alta graduación.

Sí, hay un punto caprichoso en toda la historia -basada en un superventas escrito por Maria Semple-, pero el errático talento de Richard Linklater -que no daba una desde la gran Boyhood- le pone su contrapeso realista a tanta fábula mágica como la que nos tragamos en la recta final de la película, pasaje que es una especie de viaje al corazón de las tinieblas pero entre el hielo; una búsqueda de la identidad, ejecutada tras la entrevista de la protagonista con una terapeuta apellidada Kurtz -a la que Bernadette llama coronel Kurtz-. Y es que el humor socarrón invade con frecuencia los vericuetos de la narración. Cierto que el desenlace se nos atraganta un poco, pero, a cambio, hay momentos sensacionales como ese enfrentamiento de Blanchett con su vecina -Kristen Wiig- que nos evoca las batallas incruentas y comiqueras de Aquiles Talón y Funestini.

«¿DÓNDE ESTÁS, BERNADETTE?»

[«WHERE´D YOU GO; BERNADETTE?»]

EE.UU., 2019.

Director: Richard Linklater.

Intérpretes: Cate Blanchett, Billy Crudup, Judy Greer, Emma Nelson, Kristen Wiig, Zoe Chao, Laurence Fishburne, James Urbaniak.

Comedia dramática.

109 minutos.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«¿Dónde estás, Bernadette?»: Un agujero negro de pánico visceral