«Falling», vivir para tener que morir

El actor Viggo Mortensen se estrena en su doble faceta de guionista y director en un drama tan sobrio como honesto, tan duro como intenso

Los actores Lance Henriksen y Viggo Mortensen, en una escena del filme «Falling»
Los actores Lance Henriksen y Viggo Mortensen, en una escena del filme «Falling»

Cuando Willis Petersen le dice a su crío recién nacido que siente haberle traído al mundo para que haya de morir, coloca la primera baliza de la senda por la que discurre este drama tan sobrio como honesto, tan duro como intenso, con el que Viggo Mortensen se estrena en su doble faceta de guionista y director, ya curtido como músico y productor, pero sobre todo actor antes de debutar en Falling. Realmente a nadie sorprende el rigor que reluce al recrear la complicada relación de un padre octogenario y senil, un tipo que sin duda vota a Trump, con su hijo maduro al que además de reprochar su condición gay, le maltrata con sus impertinencias como al resto de la familia.

El retrato es tan veraz, el actor que le viste -Lance Henriksen- tan convincente, que se tornan evidentes algunos trazos autobiográficos en el guion. Intuimos lo premonitorio de aquellas palabras dichas décadas atrás, aunque sea el mismo que las pronunció quien, aun en su demencia, parezca ser consciente de que su vida se apaga y, al contrario de la copla manriqueña, cualquier tiempo pasado tampoco fue mejor.

Mortensen tiene fama de apostar por proyectos singulares más allá de algún salto esporádico al mainstream de Hollywood, aunque cada vez se le vea menos. Si el texto se percibe muy trabajado en cuanto a personajes -en especial el suyo y el de Kenriksen- y a diálogos, también la atmósfera contribuye a que sintamos la tensión de una relación que al cabo es también de amor, pese a que su padre no tuvo una vida familiar muy edificante.

Si a vuela pluma pudiera parecer un tema idóneo para un telefilme de sobremesa, lo desmiente su mesura formal, una cámara invisible, una foto a juego y el crescendo hacia un desenlace que no por previsible tiene un punto magistral.

Aquel tipo peleado con el mundo, que ahora en su deterioro físico y mental parece incapaz de controlar sus emociones, quizá acabe entendiendo a su hijo. La secuencia de cierre rezuma inteligencia formal, la confirmación de que a sus 61 años, el polifacético actor de origen neoyorquino parece haber encontrado el camino por el universo autoral.

«FALLING»

Canadá, Gran Bretaña. 2020.

Dirección y guion: Viggo Mortensen.

Intérpretes: Lance Henriksen, Viggo Mortensen, Terry Chen, Sverrir Gudnason, Hannah Gross, Laura Linney, David Cronenberg, Bo Martyn, Ella Jonas Farlinger, Etienne Kellici, Carina Battrick, William Healy, Bracken Burns, Taylor Belle Puterman, Gabby Velis, Grady McKenzie, Piers Bijvoet, Ava Kozelj, Noah Davis.

Drama. 112 minutos.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«Falling», vivir para tener que morir