Eva García Sáenz de Urturi se alza con el Planeta con un «thriller» medieval

héctor j. porto BARCELONA / ENVIADO ESPECIAL

CULTURA

La escritora vitoriana Eva García Sáenz de Urturi levanta la estatuilla del premio Planeta, felicitada por el presidente del grupo editorial, José Creuheras,  la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una ceremonia de formato reducido celebrada en la noche del jueves en el Palau de la Música Catalana
La escritora vitoriana Eva García Sáenz de Urturi levanta la estatuilla del premio Planeta, felicitada por el presidente del grupo editorial, José Creuheras, la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una ceremonia de formato reducido celebrada en la noche del jueves en el Palau de la Música Catalana Andreu Dalmau | Efe

Leonor de Aquitania protagoniza el premio del año de la pandemia

18 oct 2020 . Actualizado a las 10:34 h.

La gala más extraña e íntima de los premios Planeta en sus 69 años de historia, debido a las restricciones de la pandemia del coronavirus, se cerró anoche con el reconocimiento a uno de los valores de la casa, Eva García Sáenz de Urturi, uno de los nombres de más éxito de su catálogo. No en vano, la editorial calcula que su trilogía vitoriana de La ciudad blanca acumula más de un millón de lectores, traducida a quince idiomas distintos. Con el thriller medieval Aquitania se llevó el galardón en una velada en donde la acompañó, a través de videoconferencia, la finalista Sandra Barneda, con su novela Un océano para llegar a ti.

Se ejecutaba así un cambio de tercio, con un regreso a los cauces habituales del premio, desde el audaz planteamiento de la edición pasada en la que triunfaron dos de los autores más literarios de la escena española actual, Javier Cercas y Manuel Vilas, que además llegaban desde los sellos del grupo editorial rival, Penguin Random House. El propio Cercas, que participó en la austera celebración en el barcelonés Palau de la Música, argumentó el giro con un hermoso elogio de la condición popular de la novela en el que aludió a los ejemplos de Cervantes, Dumas, Balzac y Dickens. Y dejó otra de las noticias del festejo, las andanzas del mosso Melchor Marín tendrán continuidad.

Pero la insustituible protagonista de la noche era Eva Sáenz de Urturi, que explicó que el nudo de su relato se desata en Compostela, donde el duque de Aquitania cae fulminado tras completar su peregrinación jacobea. Esta inesperada muerte -cuya base es histórica- deja en manos de una niña de 13 años, Leonor, el poder de uno de los señoríos más poderosos de Europa. Y, sobre todo, empuja el ánimo de venganza de lo que ella considera un asesinato, el de su padre.