Un joven veterinario en la campiña inglesa en 1939

La serie «Todas las criaturas grandes y pequeñas», disponible en Filmin, reproduce algunas vivencias de los primeros capítulos de la obra magistral de James Herriot


redacción / la voz

La vida misma, la vida de un veterinario rural en Thirsk, en Yorkshire. Ese es el hilo argumental de esta serie que reproduce algunas de las vivencias recogidas en los primeros capítulos de una obra magistral del mismo nombre, Todas las criaturas grandes y pequeñas, una autobiografía escrita por James Herriot, nombre con el que el veterinario James Alfred Wight rubricó sus obras.

La primera temporada de la serie, disponible en Filmin, cuenta el desembarco de este joven de Glasgow en medio de la campiña de ese condado del norte de Inglaterra para embarcarse, allá por 1939, en una aventura que lo sumerge, de lleno, entre vacas, caballos, pollos e incluso animales de compañía malcriados. Esa inmersión la hace de la mano de su jefe, el señor Farnon, con quien convivirá en una clínica en la que, cómo no, también cuenta con ama de llaves. Por no hablar del hermano díscolo del jefe que estudia Veterinaria y que llega al pueblo en vacaciones para alterar la vida de todos. Aunque solo un poco.

La factoría inglesa se nota en un guion bien acabado que, aunque no desmerece la obra original, deja por el camino muchas anécdotas. Pero se perdona porque ha sabido salpimentar la trama con toques de humor inherentes al hecho de que el protagonista tenga que enfrentarse por primera vez a la realidad de una profesión que se aprende sobre el terreno más que en los libros.

Los amantes de los animales descubren en esta serie cómo ha cambiado el oficio de veterinario. Para los granjeros de la campiña era un gurú, un hombre capaz de diseñar sus propios medicamentos como hacían los boticarios. No podía faltar, desde luego, el romance. Más bien los coqueteos con una de las vecinas del lugar que, a su vez, sale con uno de los tipos que manejan billetes por la zona. ¿Son correspondidos los coqueteos? ¡Jeje!, no hay que hacer spoiler.

Los capítulos de sesenta minutos pasan rápido, lo mismo que la temporada que se queda corta y sabe a poco. Sobre todo a los que han leído el libro.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Un joven veterinario en la campiña inglesa en 1939