«Sentimental»: Hablando (bien) de amor y sexo

Cesc Gay firma un filme estimulante, gracias a sus personajes y diálogos, que quedará entre lo mejor de este año


Cuatro vecinos, un piso de clase media en un barrio histórico y una cena pendiente que por fin se llevará a cabo. Actores dirigidos con esmero sobre diálogos chisposos, un director -también dramaturgo, autor o coautor de sus guiones, entre ellos Truman (2015)- de cámara contenida y ritmo fluido, que aprovecha para dar algún que otro revolcón a las convenciones burguesas en torno al sexo… de boquilla. Una película que reluce su apariencia teatral, con algunos puntos en común con la también memorable Un dios salvaje (Polanski, 2011), aunque aquí más escorada hacia la comedia. Los vecinos de abajo son un gris profesor de música -Cámara- y su esposa -la argentina Siciliana, que está brillante-, con quince años de convivencia, una hija -ausente- y la pasión entre ambos muy extraviada. Los de arriba, con apenas tres años en común, son el bombero San Juan y la psicóloga Cuesta, de vida sexual intensa, fogosa y ruidosa, algo insoportable para el admirador de Beethoven, un fulano borde que además discrepa de la cita preparada por su esposa.

Con esos mimbres, Gay armó un cesto que transcurre como una exhalación, gracias sobre todo a sus bien armados personajes. Claro que la trama impulsa su interés al meterse a fondo en cuestiones de sexo, tratado con la naturalidad desprejuiciada que se supone a unos señores que se reconocen de izquierdas, hablando de orgías, camas redondas, tríos, intercambios y otras variantes, en particular los vecinos de arriba. Sin recurrir a la explicitud exhibicionista, al chiste grueso o al golpe de efecto, como corresponde a una obra de madurez. En el fondo hablamos de relaciones humanas, de pasiones marchitadas y de sexo ausente, también de procacidad y de apelación a la imaginación para la coyunda, el yin y el yang, en fin. Envuelto todo en sarcasmo mordaz, mucha coña subyacente y un revuelto de sentimientos cuyo cierre se escenifica con un progresivo apagado de luces, como cuando baja el telón. Filme estimulante, entre lo mejor redondeado de un año aciago para el cine que, recuérdese, se mantiene como el espectáculo más seguro para tiempos de covid.

«SENTIMENTAL»

España, 2020.

Director: Cesc Gay.

Intérpretes: Javier Cámara, Griselda Siciliana, Belén Cuesta, Alberto San Juan.

Comedia.

82 minutos.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«Sentimental»: Hablando (bien) de amor y sexo