La ganadora de «OT» ficha por Netflix

CULTURA

Tras lanzar su segundo «single», Nia Correia anuncia que será una de las protagonistas de «Érase una vez... pero ya no», el primer musical que realizará la plataforma en España

13 dic 2020 . Actualizado a las 11:35 h.

Nia Correia (1994) aún sigue asimilando todos los logros que ha conseguido. «Hay cosas que ni me las creo. Me cuesta mucho asimilarlo todo porque nunca he vivido tantas cosas buenas de golpe. Ha sido el año en el que he vivido la mejor experiencia de mi vida», confiesa la artista canaria. Lo cierto es que su talento encandiló al jurado y al público desde la primera gala de Operación Triunfo 2020 y que finalmente hizo que se alzara con el oro. Cinco meses después de esta victoria, Correia cosecha sus primeros frutos tras publicar su segundo single, Malayerba, y anunciar que es el nuevo fichaje de Netflix para Érase una vez... pero ya no, la primera serie musical de Netflix en España.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

No obstante, Nia relata que nunca tuvo un momento en el que dijera que se iba a dedicar a la música, pero que siempre estuvo muy ligada a ella. «Mi abuela cuando tenía 9 años me apuntó a clases de canto. Decía 'está niña me está dando mucho la tabarra con la música'», afirma entre risas. A los 18, momento en el que se plantea qué estudiar, la cantante señala que «no quería ser profesora de música. Entonces opté por algo que me gustara y estuviera ligado de alguna forma». Esto la llevó a estudiar el Ciclo Superior de Actividades Físicas y Deportivas.

Poco después llegaría su primer contacto con la industria musical. «Un día vi el cásting para el musical de El Rey León en una página de Internet. Eché el currículo y me vine para Madrid», cuenta Nia sobre su experiencia en uno de los musicales más aclamados de España. Toda esa disciplina y trabajo se vieron en su paso por la academia de OT. Una edición que también se vio afectada por la crisis sanitaria del covid-19: «Fue muy duro. Estás viviendo tu sueño y de un día para otro te mandan para casa. No puedes hacer nada porque no está en tu mano y te frustras». Añade que cuando regresaron tras el parón «fue alegría pero no al 100 % por la situación que atravesamos. Fue agridulce pero estoy feliz».