Ignacio Peyró: «Escribir no es llorar, escribir es un privilegio»

Álvaro González

CULTURA

Ignacio Peyró ofrece en «Ya sentarás cabeza» un «bildungsroman» periodístico y literario
Ignacio Peyró ofrece en «Ya sentarás cabeza» un «bildungsroman» periodístico y literario Rita Álvarez Tudela

El director del Instituto Cervantes en Londres señala que «en el libro no hay ganas de hacer daño. Pero es cierto que siempre que escribes hay alguien que se molesta»

25 dic 2020 . Actualizado a las 05:05 h.

Gracias a la reciente publicación de «Ya sentarás cabeza» (Libros del Asteroide), la primera entrega de sus diarios, he tenido el gran placer de hablar con Ignacio Peyró (Madrid, 1980). Este libro es la recopilación de lo acontecido en la vida de Peyró entre el año 2006 y el 2011, sus momentos vitales y su labor como periodista durante esos años en los que uno ya no es joven pero tampoco es adulto. El escritor y actual director del Instituto Cervantes en Londres responde amablemente a mis preguntas recién llegado a la casa de campo familiar en Extremadura, tras varios meses sin pisar España.

-¿Cómo es ser español en Londres?

-No es nada especial, somos muchos. Siempre ha habido en Londres una importante presencia española. No nos es tierra ajena ni les somos ajenos a ellos.

-Está pasando unos días en España después de mucho tiempo.

-Llevaba desde el mes de febrero sin venir a España. Estoy en Extremadura, en el campo con la familia, rodeado de paisajes bonitos, y aquí estoy muy bien.

-¿Se ve aquí de nuevo?

-Sí, soy de España y me encanta. Yo no tengo fuera morada permanente, yo volveré muy contento.

-¿Los veranos en Extremadura forjan el carácter?

-Todo lo que vivimos forja nuestro carácter, para bien o para mal. El verano en el campo es bonito, es más tranquilo que la aglomeración de las playas y es más sencillo.

-¿Qué significa para usted la familia?

En el libro digo: «Los hombres y los chorizos se tiene que saber de dónde Vienen». Debemos estar contentos con lo que nos ha tocado, con la memoria de uno y con lo que somos.

-¿Ha sentado usted ya cabeza?

-Supongo que está más sentada que hace unos años, pero a la vez es bueno que siempre tengamos un pájaro por dentro: cierta inocencia, ingenuidad. Siempre hay que estar sentando cabeza, pero hay que darse un margen para poder hacer alguna pequeña locura.

-¿Por qué se define como conservador?

-Porque lo soy. Aunque el término absorbe muchas cosas, puedo ser conservador para algunas y no para otras. Es curioso la connotación negativa que suele acompañar a esta palabra.