Maryse Condé: «La pandemia es albor de cambios; es necesario reaprender a vivir»

Pilar Martín MADRID / EFE

CULTURA

La escritora francesa nacida en Guadalupe Maryse Condé (1937). A la derecha, portada de su último libro publicado en España
La escritora francesa nacida en Guadalupe Maryse Condé (1937). A la derecha, portada de su último libro publicado en España impedimenta

La escritora francesa nacida en Guadalupe, premio Nobel alternativo de literatura en el 2018, publica en castellano «La deseada»

20 ene 2021 . Actualizado a las 09:07 h.

Para la escritora y premio Nobel alternativo de literatura Maryse Condé, el covid augura «cambios importantes» en este mundo del que la exaspera «la hipocresía y la arrogancia». Hace 24 años, Condé sorprendió con la novela La deseada, una obra que ha vuelto a releer en «una ocasión» y que escribió «como respuesta ante los males de una sociedad en particular», la suya. Nacida en 1937 en el archipiélago de Guadalupe (en las Antillas francesas), esta luchadora por los derechos de la mujer lleva años viviendo en Francia, desde donde contesta esta entrevista con motivo de la reedición de esta novela por parte de Impedimenta.

-¿Cómo está viviendo la pandemia?, ¿y cómo ve el futuro?

-Nací y crecí en Guadalupe, una pequeña isla del Caribe. Esto implica que mi pensamiento y mis reacciones no son iguales a los de una mujer occidental. Me enseñaron que el mundo estaba repleto de signos y que era preciso saber descifrarlos. Para mí, esta pandemia que no logramos dominar y este virus que no cesa de mutar tal vez no indiquen el fin del mundo, pero sí los albores de cambios importantes. Es necesario reaprender a vivir, respetar la naturaleza y los animales.

-«La deseada» vio la luz en 1997, ¿qué sensación le produce el regreso de esta novela?

-La escribí como respuesta ante los males de una sociedad en particular, la mía. Quería denunciar la forma en que se trataba a demasiados niños, traumatizados por la ausencia del padre. Me hace feliz saber que en España mi voz se escucha y que el libro se abre camino, aunque sea tarde.