Ian McGuire: «Me interesaba explorar hasta qué punto se puede escapar del pasado»

CULTURA

La obra de McGuire indaga los traumas de Irlanda
La obra de McGuire indaga los traumas de Irlanda paul wolfgang webster

El escritor publica «El abstemio», un «thriller» histórico situado en Mánchester en 1867

01 feb 2021 . Actualizado a las 09:23 h.

Profesor de Escritura Creativa en la Universidad de Mánchester, Ian McGuire (Hull, 1964) logró un éxito de público y crítica con La sangre helada. Ahora publica El abstemio (Seix Barral), un thriller histórico que transcurre principalmente en Mánchester en 1867. Protagonizado por dos irlandeses: James O’Connor, un policía que se traslada a esa ciudad para combatir a los fenianos, una sociedad secreta que fue un embrión del IRA; y Stephen Doyle, un exsoldado que luchó en la Guerra de Secesión de Estados Unidos y viaja a la ciudad inglesa para ayudar a los independentistas. Su novela ha sido comparada a un The Wire «con luz de gas» y McGuire, calificado como «el Dickens del siglo XXI» por el novelista dublinés Roddy Doyle en The New York Times.

-¿Cómo surgió esta novela?

-Fue cuando supe del incidente con el que comienza, el ahorcamiento de tres irlandeses en Mánchester en 1867, un hecho que no conocía pese a que llevo mucho tiempo viviendo en esta ciudad. Es algo que se ha olvidado en Inglaterra, pero está presente en Irlanda, donde se les considera mártires. Me pareció un tema muy interesante que nadie había tratado y daba para una novela, que desde el inicio me quedó claro que iba a tratar de terrorismo, violencia política y de por qué ciertas personas están dispuestas a cometer atrocidades, incluso a arriesgar sus vidas, por un causa política, un ideal nacionalista. Aunque se basa en hechos sucedidos en el siglo XIX, tiene sintonía con el presente.

-¿Qué tiene de especial esa época y ese escenario?

-Mánchester era un lugar muy especial en 1867, seguramente la primera ciudad industrial del mundo, conocida por sus fábricas, que abastecía de productos textiles al Imperio británico. También era conocida por las desigualdades sociales, había industriales muy adinerados y obreros muy pobres. Contaba con una comunidad irlandesa muy grande, un 20% de la población, y había mucho miedo a que simpatizaran con la revolución y generaran el caos y el desorden.