«Para toda la humanidad»: Un mundo donde la carrera espacial no terminó

La serie es una de las producciones estrella de Apple TV+


Redacción

La misma semana que el mundo vuelve a mirar al espacio por el aterrizaje del Perseverance en Marte, la serie de ciencia ficción Para toda la humanidad regresa con una segunda temporada que imagina cómo habría sido la Guerra Fría si la carrera espacial nunca hubiera terminado.

¿Llevarían los soviéticos ventaja? ¿Habría avanzado la ciencia? ¿Cómo serían nuestras ciudades?, son algunas de las cuestiones que explora la trama de una de las producciones estrella del catálogo televisivo de Apple.

Tras una primera temporada que arrancó en un pasado alternativo donde los soviéticos llegaban a la Luna antes que los estadounidenses a finales de los años 60, la serie salta una década hasta el año 1981.

«Hay puntos de realidad, muchas características de los años 80. Pero los guionistas han llevado la historia a un punto completamente inesperado», explica a Efe Joel Kinnaman, uno de los protagonistas de Para toda la humanidad.

Entre las características que permanecen en el pasado alternativo de la serie, Ronald Reagan es presidente de Estados Unidos, país en continua tensión con la Unión Soviética durante un período de máxima tensión por la Guerra Fría.

Pero en este caso, la guerra entre las dos superpotencias se libra en el espacio exterior, escenario de una carrera por hacerse con el control de los recursos de la Luna.

Una NASA militarizada con el trasfondo de la amenaza nuclear completa los ingredientes de esta nueva tanda de episodios, aseguran sus productores Matt Wolpert y Ben Nedivi. «La mejor manera de contar el futuro a partir de la pregunta '¿Qué pasaría si?...' era dar saltos en el tiempo para ver grandes cambios. No solo pequeños detalles», razona Nedivi. «Como cuando te encuentras un amigo diez años después», añade.

Entre las tensiones políticas que imagina la serie, asoman muchos de los temas que han comenzado a resonar en la actualidad, pero 40 años antes, como la legislación de los descubrimientos, el interés de empresas privadas en el control espacial o la basura arrojada en forma de satélites y otros inventos.

La ficción también recrea un pasado en el que la ciencia ha hecho avanzar la tecnología doméstica a pasos agigantados: Los coches eléctricos son una realidad en un universo que, sin embargo, aun tiene que descubrir las redes sociales o los teléfonos con conexión a Internet.

«Siempre que hay progreso, luego llega un momento de retroceso y regresión», analiza Wolpert. Para toda la humanidad, una serie que llegó a Apple TV+ con el aval de creadores de éxitos de ciencia ficción como el remake de Battlestar Galactica y las versiones modernas de Star Trek, estrenará un capítulo a la semana a partir de este viernes en todo el mundo.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

«Para toda la humanidad»: Un mundo donde la carrera espacial no terminó