Edu Galán: «El #Me Too tiene un objetivo estupendo pero unos métodos equivocados»

Álvaro González

CULTURA

Edu Galán
Edu Galán JEOSM

El polifacético escritor y periodista presenta este jueves su nuevo libro «El síndrome Woody Allen»

17 jun 2021 . Actualizado a las 12:55 h.

Edu Galán (Oviedo,1980) presenta este jueves su libro El síndrome Woody Allen (Ed. Debate) a las 19.00 en la Biblioteca de Asturias Ramón Pérez de Ayala de Oviedo y hará lo mismo el domingo 20 en la Feria del libro de Gijón. El asturiano además de escritor, es guionista, crítico de cine y cofundador de la revista Mongolia. Galán ha sacado tiempo de su apretada agenda, «estoy cerrando cosas y arreglando todo antes de ir estos días por Asturias».

-Ha estado la semana pasada en Cantabria, ahora viene por Asturias. ¿Contento de retomar la gira presentación de su libro?

-La verdad es que sí, en el caso de Oviedo estoy muy contento. Íbamos a presentar el libro en octubre, pero luego se canceló por el aumento de casos del covid. Lo gestioné todo directamente con Conchita Quirós de la librería Cervantes, fue la última vez que me escribí mails con ella. A mi me sirve para retomar y cumplir una deuda que tenía con Conchita, a la que vamos a dedicar la presentación. Y en Gijón encantado de acudir a la feria del libro.

-¿Qué le movió a escribir El síndrome Woody Allen?

-Una duda muy grande de cómo ha cambiado la percepción pública de Woody Allen en los últimos veinte años y saber qué ha pasado. Partiendo de este caso, trato de conocer qué procesos han ocurrido en el mundo para que se de este cambio de parecer: para que un tipo querido y admirado por sus películas ahora sea una figura denostada. Y que yo di un curso sobre Allen en la Universidad de Oviedo, y me planteo si ahora sería posible. Me sirvo de estas dos preguntas particulares para desentrañar problemas generales.

-El libro trata sobre la persecución y la condena social, para nada judicial ya que fue absuelto, que recae sobre Allen. ¿Cree que estamos ante una nueva cruzada moral o sólo se da en ciertos sectores muy polarizados y volcados en las redes sociales?

-En el caso de Woody Allen para nada es toda la sociedad, son grupos con una ideología muy concreta: provienen del #MeToo, algunos feminismos y con importante presencia en las redes sociales. Los procesos psicológicos y sociales que funcionan aquí, como la eliminación de la presunción de inocencia, el juicio rápido, el infantilismo o la polarización, creo que están ocurriendo en toda la sociedad y conquistando nuestras relaciones personales.

-¿Conseguiría, más de 10 años después, salir adelante un curso sobre Woody Allen en una universidad?

-Sería complicado. El otro día tuve que dar una charla para un master en una universidad, los alumnos se quejaron porque había más hombres que mujeres como docentes y exigieron que hubiese paridad exacta. Tenemos un problema muy gordo de confundir las cosas. Hay una determinada clase universitaria que se ha instalado en lo accesorio y en el postureo más que en el conocimiento crítico y en lo racional.

-¿Es posible la separación entre obra y autor?

-Sí, claro. Lo que no es posible es pegarlos como goma de chicle. Y menos justificar sus ficciones con sus vidas. Es un tema complejo que se despacha demasiado fácil.