Muere Charlie Watts, el baterista que quiso ser jazzman y se convirtió en viga maestra de los Stones

g. N. REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Charlie Watts, en un concierto de la banda de rock británica The Rolling Stones en el Olympiastadion de Berlín, el 22 de junio del 2018.
Charlie Watts, en un concierto de la banda de rock británica The Rolling Stones en el Olympiastadion de Berlín, el 22 de junio del 2018. Hayoung Jeon | Efe

Maestro del rock, su serenidad fue un colchón en la pugna de egos de la banda británica

25 ago 2021 . Actualizado a las 12:19 h.

Con su tímida sonrisa y su proverbial serenidad, Charlie Watts era no solo el baterista de la banda británica The Rolling Stones sino también su auténtica viga maestra, el colchón que amortiguaba la pugna de egos en el grupo, el pegamento que los mantenía unidos. Es por ello que no fue bien acogido por sus fans el anuncio hace apenas tres semanas de que la baja de Watts -que se había sometido a una operación de urgencia- no impediría emprender a los Stones la nueva gira en preparación para septiembre (tras aplazarla en el 2020 por el covid-19). Steve Jordan sería el sustituto temporal en los conciertos estadounidenses.

Watts, que nació en el distrito londinense de Kingsbury el 2 de junio de 1941 y se incorporó al grupo en 1963, falleció este martes a los 80 años a causa de un cáncer, según su representante, Bernard Doherty: «Con inmensa tristeza que anunciamos la muerte de nuestro querido Charlie Watts. Falleció en paz en un hospital de Londres rodeado de su familia». En el 2004 había superado un tumor de garganta. «Charlie fue un querido marido, padre y abuelo y, también como miembro de los Stones, uno de los más grandes baterías de su generación», añade para pedir respeto para la intimidad de la familia.

Era el mayor y el más sosegado de una banda conocida por los excesos de sus miembros. Cuentan los relatos biográficos que tuvo infancia y juventud sencillas, como parte de una familia trabajadora que vivía en una casa prefabricada del barrio de Wembley, recuerda Efe. Su primer tambor, de hecho, lo fabricó él mismo después de arrancarle el mástil a su banjo, imitando el proceder de los negros americanos que practicaban la música skiffle y se construían sus instrumentos con objetos cotidianos.