La cuarta entrega de «Los mercenarios» ya está en camino

Carlos Portolés REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

A pesar de las desavenencias iniciales con la productora, se confirma finalmente la presencia de Sylvester Stallone, la gran estrella de la saga

31 ago 2021 . Actualizado a las 15:33 h.

Se ha hecho de rogar Sylvester Stallone. Después de tres exitosas, macarras y despreocupadas entregas, Los mercenarios vuelven a la carga para completar una tetralogía de patadas y explosiones. La cuarta parte llevaba más de un año siendo poco más que un rumor. Los desencuentros creativos entre Stallone y la productora de la saga eran notorios y llevaban tiempo atascando el comienzo del rodaje. En 2017, el agente de la estrella italoamericana llegó a asegurar que su cliente no volvería a aparecer en ninguna película de Los mercenarios. Pero parece que la ganas de marcha han roto barreras y ambas partes se han dado la mano para ponerse por fin a la faena. 

El proyecto, aparte de otros habituales de la franquicia como Jason Statham o Dolph Lundgren, incorporará nuevos nombres a su cartel. Los más notorios, el rapero 50 cent y la actriz Megan Fox. Desde que en el año 2010 se estrenara la primera parte, esta ristra de filmes ha sido un punto de encuentro para viejas leyendas del cine de acción. Actores como Mel Gibson, Harrison Ford, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Mickey Rourke, Chuck Norris o el patrio Antonio Banderas se han dejado ver en alguno de los episodios entre coches que explotan y ráfagas de metralleta. 

La cuota de locura y desenfreno ha crecido exponencialmente, siendo cada cinta aún más descabellada y violenta que sus predecesoras. El director Scott Waugh se enfrenta ahora a un doble reto. Primero, saber hacerse escuchar en un plató lleno de grandes egos y superestrellas ochenteras. Segundo, saber continuar con la tradición del sello mercenario, y ofrecer algo fresco que, sin embargo, no pierda la esencia que arrastran sus precedentes. Miles de fans de todo el mundo esperan ansiosos el resultado final. Misión: no defraudar.