El otras veces «machirulo» Ridley Scott sorprende en Venecia con su película medieval del MeeToo

José Luis Losa VENECIA / E. LA VOZ

CULTURA

Matt Damon, en una escena del filme de Ridley Scott «The Last Duel».
Matt Damon, en una escena del filme de Ridley Scott «The Last Duel».

El cineasta francés Stéphane Brizé cierra su trilogía sobre el capitalismo salvaje con el excelente filme «Un autre monde», que puso fin a la sección competitiva de la 78.ª Mostra

11 sep 2021 . Actualizado a las 10:13 h.

Llega al Lido Ridley Scott en la última jornada de esta Mostra para levantar el ánimo de una alfombra roja que en este festival siempre rebosa de personal la primera semana para luego desertizarse porque el foco de la industria internacional se enciende en Toronto. Para atraer de nuevo la atención hacia Venecia no se puede pensar en algo de mayor piroctenia que los paseos en góndola por los canales de la pareja de moda, el revival sentimental de Ben Affleck y Jennifer Lopez. Affleck, además de actor secundario del filme de Scott, está implicado a fondo en su génesis. Y es, junto a su colega de juventud Matt Damon, productor y coadaptador de la novela de Eric Jager del 2004 en la que el largometraje se basa.

Ben Affleck, la guionista Nicole Holofcener, Ridley Scott y los actores Jodie Comer y Matt Damon, en la Mostra.
Ben Affleck, la guionista Nicole Holofcener, Ridley Scott y los actores Jodie Comer y Matt Damon, en la Mostra. Yara Nardi | Reuters

The Last Duel te descoloca de partida, como película medieval, porque no se trata del intuido espectáculo de estruendosas batallas que te extenúan como si en la butaca sufrieses el peso de la armadura. Muy lejos de eso, se acerca más al cine feudal de cámara -para entendernos, a las gloriosamente cortesanas Beckett o El león en invierno, o incluso a la poco recordada El último valle- que a productos rechinantes de Scott como Robin Hood, El reino de los cielos o Gladiator.

Porque el nudo argumental de The Last Duel es no una batalla a campo abierto sino una agresión en un lecho. La violación de la esposa de un caballero normando por su compañero de armas y ahora rival en la corte de Carlos VI de Valois. Sobre ese epicentro, la película se estructura en un tríptico donde se nos muestran las tres versiones de esa violación y sus antecedentes. La del violador enamorado, encarnado por Adam Driver, la del marido agraviado en su honor calderoniano avant-la-lettre, que es Matt Damon. Y, por último, la de la esposa, la Jody Comer recordada por la estimulante serie Killing Eve.