Agustín Martínez, Jorge Díaz y Antonio Mercero: «Lo nuestro es la novela comercial de calidad y que nadie se aburra»

Héctor J. Porto REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Agustín Martínez, Jorge Díaz y Antonio Mercero, este sábado aún en plena resaca de su triunfo en el Planeta.
Agustín Martínez, Jorge Díaz y Antonio Mercero, este sábado aún en plena resaca de su triunfo en el Planeta. Q. García | Efe

Los tres guionistas tras el seudónimo Carmen Mola, que ganaron el premio Planeta del millón de euros con su novela «La bestia», apuestan por priorizar la trama

17 oct 2021 . Actualizado a las 10:44 h.

Corrían ya en la madrugada del sábado por las redes sociales los chistes del estilo «Carmen molaba». Una vez superada la sorpresa de saber que Carmen Mola no solo tenía un rostro que no era femenino sino que eran tres los autores que se ocultaban tras la joven pero exitosa marca, algo de la magia que rodeaba aquel misterio se esfumó. Ellos, los guionistas Agustín Martínez (Lorca, 1975), Jorge Díaz (Alicante, 1962) y Antonio Mercero (Madrid, 1969), son personas inteligentes y contaban con eso. Pero aun así se habían decidido. Estaban hartos de mentir, dicen medio en broma medio en serio, y «si había que salir del armario qué mejor que hacerlo por la puerta grande» con su novela La bestia y el triunfo en el premio Planeta en su 70.ª edición, que resultó además ser el que inaugura la bolsa del millón de euros.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Pregunta. ¿Cómo se da el salto de las andanzas actuales de la inspectora Elena Blanco al Madrid del cólera?

Agustín Martínez. La pandemia nos invitó a mirar el pasado. Nos juntábamos e imaginábamos el nuevo libro. Nuestras novelas hablaban del presente, pero en ese momento ninguno sabía cómo iba a ser Madrid, España, el mundo... en unos meses. Ante esa incertidumbre nos planteamos jugar con una historia del pasado. Así empezamos a escarbar en el Madrid del siglo XIX, el del cólera. El clero le reprocha al pueblo llano que el cólera es un castigo divino por haber dado la espalda a Dios. Y el pueblo cree que los curas están envenenando el agua de los pozos y las fuentes de Madrid. La plebe estalla contra los curas, desbocada por la impotencia de ver como la gente se muere. El caos asola la ciudad. El pueblo se amotina y arrasa los conventos.

P. Y se produce una matanza.

Antonio Mercero. Sí, es un episodio brutal. Sucede en el verano de 1834. Asesinan en un solo día a 80 frailes de varias congregaciones. La que más sufre es la de San Francisco el Grande. Ocurrió durante la regencia de María Cristina y la primera guerra carlista.