Es una gran científica, pero es aún mejor persona: así ha donado Karikó su premio

Juan M. Arribas

CULTURA

Karikó saludo a unos alumnos del colegio Clara Campoamor de Langreo
Karikó saludo a unos alumnos del colegio Clara Campoamor de Langreo

18 oct 2021 . Actualizado a las 19:46 h.

La científica húngara y premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, Katalín Karikó está demostrando cada día que pasa su alta calidad humana, no solo como investigadora. Si ayer se emocionó hasta la lágrima cuando llegó a Asturias y recibió el saludo oficial del público, de la banda de gaitas y de los periodistas (tuvo que ser consolada en su emoción por Teresa Sanjurjo, la directora de la Fundación) hoy ha protagonizado un detalle que queda en la memoria. Karikó ha donado su parte de los 50.000 euros con los que está dotado este galardón al colegio Clara Campoamor de Langreo.

La investigadora, clave en el descubrimiento de las vacunas contra el covid-19 y una aspirante sólida al premio Nobel, visitó esta mañana el centro langreano para poder mantener un encuentro con unos escolares a los que animó a convertirse en científicos. Karikó fue recibida en la entrada por el alumnado de Infantil. Y luego disfrutó con los trabajos realizados por la comunidad educativa y respondió a las preguntas formuladas por el alumnado.

«Espero que uno o varios se conviertan en científicos porque necesitamos nuevos científicos. Aún recuerdo lo emocionante que era cuando yo era niña y nos visitaban científicos», ha señalado esta mujer que considera también una oportunidad emocionante recibir este premio junto a seis compañeros que han sido testigos del éxito científico espectacular de estos últimos años. Junto a ella, la directora del centro Marta García, y la consejera de Educación, Lydia Espìna.