Netflix investigó a uno de sus directivos en España por su comportamiento anti-LGTBI «agresivo e intimidante»

Gabriela Consuegra
Gabriela Consuegra REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Netflix

Tras confirmar que se habían producido algunos hechos «profundamente preocupantes», la compañía decidió dar una segunda oportunidad a Diego Ávalos, vicepresidente de contenido original de la región

19 oct 2021 . Actualizado a las 17:50 h.

La denuncia fue recibida a través de una línea anónima para empleados: Diego Ávalos, vicepresidente de contenido original de Netflix para España y Portugal, mostraba abiertamente un comportamiento «agresivo e intimidante» contra la comunidad LGTBI. Gracias a la agencia Bloomberg, que ha tenido acceso a una documentación filtrada, ha trascendido que la compañía estadounidense inició una investigación interna sobre el caso. ¿El resultado? La confirmación de que se habían producido algunos hechos «profundamente preocupantes», según consta en una carta de la dirección de recursos humanos de la empresa de streaming fechada el 9 de abril de 2021.

Preocupante y no es para menos, porque, además, Diego Ávalos es considerado uno de los ejecutivos más importantes de la compañía por su liderazgo en uno de los mercados más relevantes de Netflix en la región. Es parte del departamento desde el año 2019 y es una de las figuras que está detrás de éxitos internacionales como La casa de papel, Élite o El desorden que dejas.

Las encargadas de dirigir la investigación fueron Naeem Hatimi, responsable de recursos humanos para Europa, Oriente Medio y África, y Clothilde Verdier, asesora de empleo de la región. Ambas, firmantes del documento filtrado a Bloomberg, comunicaron a la plantilla de Netflix en España lo que había concluido la investigación: que Ávalos (Cabo San Lucas, México, 40 años) había usado «lenguaje y mostrado actitudes en varias reuniones que no eran inclusivas con la comunidad LGTB». Pero además, su comportamiento también afectaba a «empleados con hijos». Pocas dudas al respecto, porque según consta en la nota, la actitud del investigado era «extremadamente directa».