El último viaje de los Robinson

CULTURA

08 dic 2021 . Actualizado a las 07:05 h.

Dos años de espera se han hecho muy largos para los amantes del drama cósmico Lost in Space, una peripecia galáctica que en su primera temporada, ambientada en el año 2046, llevó a la familia Robinson a escapar de una Tierra donde el aire se había vuelto irrespirable y no era por la pandemia. Salieron para buscar otros mundos habitables junto a una expedición de colonos y sobrevivieron a cataclismos increíbles y aventuras imposibles que ahora concluyen en su tercera y última entrega. Tan largos se han hecho estos dos años que los niños protagonistas han crecido tanto como lo han hecho sus espectadores más jóvenes, que perdonarán a la serie que no haya empleado ese tiempo en encajar un poco mejor todas las piezas de su guion. El despliegue de efectos especiales y el vínculo con los protagonistas tapan algunas de sus carencias argumentales en favor del puro entretenimiento.

Lost in Space es diferente de otras ficciones espaciales como Star Trek o las derivadas de Star Wars que van llenando poco a poco el catálogo de Disney. La serie de Netflix siembra pequeñas semillas para todos los públicos que contribuyen a divulgar la ciencia y a experimentar de forma grandilocuente principios elementales de la física. También subraya el liderazgo femenino y destaca que el hogar está siempre donde está la familia, aunque sea en un planeta a varios años luz.