Luis Piedrahíta: «El feo lo único que puede hacer para salvarse es reír, lo digo por experiencia»

Javier Becerra
javier becerra REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Luis Piedrahita estará con su monólogo en el Auditorio
Luis Piedrahita estará con su monólogo en el Auditorio DIEGO_MARTINEZ

Empieza la gira gallega de su espectáculo «Es mi palabra contra la mía» en el que plantea el humor como el único medio «para hacer la vida soportable»

13 ene 2022 . Actualizado a las 18:33 h.

Nadie está contento con lo que le ha tocado en la vida. Ese es el punto de partida de Es mi palabra contra la mía, el nuevo espectáculo de Luis Piedrahíta (A Coruña, 1977). «El monólogo va hablando de todos estos pequeños descontentos y miserias cotidianas, pero al final encontramos una solución que desactiva cada uno de esos descontentos», explica el artista que adelanta la conclusión: «El humor es lo único que hace la vida soportable y que las cosas malas sean llevaderas». Actuará en Vigo (14 y 15 de enero, Teatro Afundación), Pontevedra (21, Auditorio Afundación), Santiago (22 y 30, Auditorio Abanca), Ourense (23, Auditorio Municipal), Lugo (28, Auditorio Gustavo Freire), Ferrol (29, Auditorio de Ferrol) y A Coruña (4 y 5 de febrero, Teatro Colón). Las entradas están a la venta en Ataquilla.

—¿Es mejor reírse frente al espejo de lo feo que es uno antes que lamentarse de ello?

—Efectivamente. Es lo único que se puede hacer contra la fealdad. Y, bueno, quizá ese sea uno de los pocos ejemplos en los que el humor sí arregla, porque con una sonrisa uno está más guapo. Eso es algo objetivo. El feo lo único que puede hacer para salvarse es reír, te lo digo por experiencia. Un feo sonriente siempre es más agradable de ver que un guapo enfurruñado.

—Nadie está contento con lo que tiene, dice. ¿Ni siquiera Cristiano Ronaldo?

—Bueno, Cristiano es un caso aparte. Realmente la frase precisa es «nadie está contento siempre». El show habla de que es un error intentar ser feliz todo el rato. La felicidad es una estación, un lugar por el que pasar. Te paras el mayor tiempo posible y, luego, continúas tu camino.