Ronnie Spector, la voz de miel que cantó «Be My Baby»

Javier Becerra
Javier Becerra REDACCIÓN

CULTURA

Ronnie Spector en la sala Capitol de Santiago en 2018
Ronnie Spector en la sala Capitol de Santiago en 2018 Chema Ríos

Interpretó algunas de las piezas supremas de la historia del pop dirigida por Phil Spector, el maltratador que le arruinó la vida. Falleció a los 78 años, víctima de un cáncer

13 ene 2022 . Actualizado a las 23:54 h.

 

En 1963 el pop era todavía algo nuevo y excitante. Mientras The Beatles y The Rolling Stones amenazaban con la invasión inglesa (que se produjo al año siguiente), en Estados Unidos existía un bum de grupos de chicas que convertían en caramelos musicales los anhelos de la joven América. Cantantes negras que enamoraban al público blanco en un país optimista donde aún pervivía la segregación y todo cambiaba de un día para otro. En ese ambiente apareció Be My Baby. Sonó en la radio y miles de jóvenes sincronizaron el latido de su corazón con esa entradilla de batería magistral. Luego, lo conectaron con la vulnerable voz, dulce y el tiempo rugosa, de su cantante, Ronnie Spector.

Be My Baby, que Brian Wilson calificó como el mejor tema de la historia del pop, podría resumir perfectamente lo que fue aquel género que cambió el mundo en los sesenta: amplificaciones de la revolución juvenil servidas sobre melodías esplendorosas que derriten al ser más pétreo. En ella Ronnie interpretaba a una chica perdidamente enamorada. Expresaba el amor de la manera más sencilla e inocente posible: «Por cada beso que me des, yo te daré tres». Líneas que saben a miel. Y tienen el tacto del acné.

Ronnie entonces era una estrella dirigida por Phil Spector, un genio y un monstruo que puso en sus labios las mejores composiciones de su repertorio. Pero también le destrozó la vida, sometiéndola a un maltrato sistemático y una violencia propia de un sádico. Aquella chica, cuyo nombre real es Verónica Bennet, había formado con su hermana Estelle Bennet y su prima Nedra Talley The Dolly Sisters. En 1961 ganaron un concurso de talentos en el Teatro Apollo del Harlem. Y en 1963 se cruzaron con Spector, que entonces tenía 20 años y ya deslumbraba por su talento.