Lali, actriz y cantante: «A mi ego lo trato de trabajar para que no me coma»

Carlos Crespo

CULTURA

-

Confiesa que los 30 le han sentado de maravilla. Y diez millones de seguidores lo atestiguan. Al tiempo que graba para Netflix la tercera temporada de «Sky Rojo», en febrero publicó tres canciones que sitúan en una órbita distinta su propuesta musical

09 mar 2022 . Actualizado a las 18:03 h.

Sencillamente Lali, sin alusión a su apellido, se quiere presentar a partir de ahora esta bonaerense, de incontenible verbo y desbordante expresividad pero con las ideas muy claritas. Lleva desde niña en la farándula. En Argentina grabó varias telenovelas, comedias románticas, y editó cuatro discos. Pero ha sido su participación protagonista en la serie Sky Rojo la que la ha convertido en objeto de deseo de ambas industrias: la audiovisual y la musical. En esta última viene de darle un giro a su carrera con la publicación de tres canciones (Disciplina, Diva y Como tú) que la alejan del estándar latino y la sitúan en una órbita mucho más actual e internacional.

—¿Por qué tres sencillos en un mes?

—La gente que me sigue siempre me decía que tardo mucho en sacar cosas. ¿Ah, sí? Pues ahora os saco tres en un mes. A la mierda.

—¿Son representativos de lo que quieres hacer de ahora en adelante?

—Desde luego que sí. Yo vengo de un proceso de tres años de mucha incomodidad conmigo misma. Supongo que eso es madurar, hacerte cargo de tu momento y de que ya no te pasan las mismas cosas que a los 20. Y, aunque nunca me llegué a traicionar del todo, sí que con lo que estaba haciendo musicalmente empecé a sentirme fuera de mi lugar. Así que, ajena a la presión externa y de las redes sociales, tomé la decisión de frenar un segundo y de ponerme a pensar. Quería probar mi voz en otros lugares y hacer canciones muy diferentes buscando el sonido que más me molara. Yo cumplí 30 años y tengo cuatro discos de estudio. Llegar a un quinto y no hacerme ninguna pregunta me parecería bastante loco, bastante insano, profesional y psíquicamente hablando. Así que hice ese stop y pensé. Y de ahí nacieron estas canciones, que pueden gustar o no, pero son muy francas. Es el sonido que a mí me gusta, es la música que a mí me gusta hacer y son letras que reflejan quién soy ahora.