Alaska: «Nos conocimos en el Rastro, yo quería un disco y Nacho me lo vendió»

Virginia Madrid

CULTURA

Jesús Hellín | Europa Press

El dúo musical formado por Alaska y Nacho Canut regresa con su segundo EP, «Edificaciones paganas», un homenaje a los rascacielos y a las torres de apartamentos, que incluye cinco temas nuevos

23 mar 2022 . Actualizado a las 09:30 h.

Diez y media de la mañana de un miércoles soleado y frío de principios de marzo en pleno centro de Madrid. En la azotea del Hotel Emperador y con unas impresionantes vistas de los tejados madrileños, Alaska termina de retocarse con su eterno labial rojo, mientras Nacho Canut pide una manzanilla y se va acomodando para la entrevista. Cómplices y confidentes, amigos y socios, pero sobre todo matrimonio musical bien avenido: «Sabemos cuando toca callarse», apunta Nacho. Tras más de treinta años de carrera juntos, Alaska (Ciudad de México, 1963) y Nacho (Valencia, 1957) siguen llenando las pistas de baile. Ahora regresan con su segundo EP Edificaciones Paganas. «La burbuja vital es la pandilla de amigos, es tu círculo más próximo, donde uno se siente bien», asegura Alaska. «No soporto el silencio, ni puedo vivir solo, me agobio mucho», confiesa Nacho. «Querido —apunta Alaska—, es que vas a peor, porque ahora no puedes estar solo en una habitación. Menos mal que en las giras te acompaña tu pareja, Jean Claude».

—«Edificaciones paganas» es el segundo EP tras «Existencialismo pop», una trilogía, que se cerrará a finales de este año, que juega de nuevo con la E y la P donde, ahora, hacéis un homenaje a los edificios y a los bloques de pisos. ¿De dónde surge este concepto?

Alaska. Las edificaciones paganas son construcciones artificiales que no tienen un fin religioso, donde lo más de lo más, lo encarna la ciudad de Benidorm.