Todas las claves del «chanelazo»: un bronce que supo a oro

CULTURA

YARA NARDI | REUTERS

Italia fue el único país que no dio ningún punto a la propuesta española ni en la votación profesional ni en la popular

16 may 2022 . Actualizado a las 10:26 h.

«Los doce puntos son para... ¡España!» fue la frase de la noche. Ocho veces sonó en boca de los portavoces internacionales convirtiendo así a Chanel en la concursante que más doces consiguió del jurado empatada con Reino Unido. Esta imagen hace un año podría parecer ciencia ficción. ¿Qué ha hecho España para pasar de ocupar los últimos puestos de la clasificación a los primeros?

Muchos factores influyeron en el tercer puesto de Chanel en Eurovisión, algunos más fácilmente medibles que otros. Por ejemplo, el puesto de actuación puede condicionar un resultado, pero no dar o quitar la victoria por sí mismo. Sin embargo, hay otros que sí tienen una relación más directa con el desempeño. La actuación de Chanel fue un concepto cerrado desde el Benidorm Fest. La actuación del sábado presentaba una estructura muy similar a la de la polémica final nacional, incluso con la misma coreografía. Pero la delegación española, lejos de confiar en que esa actuación podría ser suficiente para Eurovisión, trabajó para pulir algunos elementos. En los resultados se vio cómo Chanel conseguía casi igual valoración por parte del jurado profesional (231 puntos) que por parte del televoto (228 puntos). Fue para ambos grupos la tercera opción favorita y no por casualidad. SloMo podría parecer inicialmente un tema pensado para el voto popular. Una canción bailable, alegre, con una puesta en escena memorable para la audiencia, pero que si quería conseguir un buen resultado iba a necesitar que los jurados profesionales vieran algo en ella. Es por eso que Chanel puso toda la carne en el asador en los ensayos previos al certamen, llegando a correr en tacones mientras cantaba para no perder el aliento durante la actuación. Con respecto al Benidorm Fest se añadió, por ejemplo, un agudo final, que quizá llegó a convencer a algún jurado internacional de que detrás de ese espectáculo visual también había desempeño vocal.

 

Este perfeccionismo parecía inusual en España hasta este año. El nuevo equipo de trabajo de RTVE para el festival, liderado por Eva Mora, ha hecho un esfuerzo notable en cuanto a promoción internacional de la artista, así como en publicidad interna de la cantante.