Cannes desgarra su apertura con una merienda de zombis chauvinistas llamada «Coupez!»

José Luis Losa CANNES / E. LA VOZ

CULTURA

Detalle del rodaje de la comedia de terror de Michel Hazanavicius «Coupez!».
Detalle del rodaje de la comedia de terror de Michel Hazanavicius «Coupez!».

El descomunal actor tejano Forest Whitaker recibe la Palma de Oro honorífica

18 may 2022 . Actualizado a las 09:00 h.

Cuando se conoció que la película inaugural de este 75.º Cannes sería el Coupez! de Michel Hazanavicius, ya tomamos sospecha de que nos íbamos a encontrar ante la peor apertura de la historia reciente del festival. Se trata de un remake de una muy reciente comedia japonesa sobre zombies, One Cut of the Dead, que pretendía dar un giro de tuerca al manido subgénero jugando con el cine dentro del cine.

Un equipo de rodaje planea filmar una historia de muertos vivientes, cuando una legión de estos renacidos de la ultratumba reales irrumpe en el rodaje y se merienda hasta al apuntador. Aquel filme del 2017 de Sin’ichiro Ueda hizo mucha gracia a los acérrimos seguidores del cine gore y se convirtió en un inmenso hype. A mí me desangró de aburrimiento. Y eso cuando no suelo hacerle ascos a este submundo del que dio cuerda hace medio siglo George A. Romero.

Que Hollywood hubiese saltado sobre la presa para hacer caja con una adaptación al gusto norteamericano entraba dentro de lo previsible. Que lo hayan hecho en Francia suena a algo muy poco decoroso para el país que inventó la tradición cinéfila. Pero que Cannes le haya otorgado el espacio de honor de su apertura parece una idea más propia de una murga gaditana de carnaval que de la solemnidad propia de estas ocasiones.