Chelís Quinzá: «El escenario es lo que me da la vida»

carlos portolés / M. f. REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

El intérprete se estrenará en televisión con «Zorras», de Atresplayer

25 sep 2022 . Actualizado a las 10:01 h.

Chelís Quinzá es un actor coruñés. Toda su vida se ha sentido interpelado por la belleza del teatro. Actúa como respira, porque no puede no hacerlo. Porque, según dice, «es casi lo único que sé hacer». Se estrena en la pequeña pantalla de la mano de Atresmedia con la serie Zorras, adaptación televisiva del libro de Noemí Casquet que narra una historia sobre mujeres libres, amistad y sexo. Pero en los escenarios ya tiene unos cuantos trabajos a sus espaldas.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

—Ya ha probado teatro, cine y televisión. ¿Cuál de los tres géneros le parece un reto mayor como actor?

—Es muy difícil responder a eso. Yo estudié teatro en Valladolid. Ahora estoy experimentando también el audiovisual. Las dos cosas se parecen bastante, porque el objetivo sigue siendo dar vida a un personaje, pero son procesos muy distintos. En el teatro tienes mucho tiempo de ensayos. El audiovisual es mucho más rápido. Antes pensaba que me gustaba más el teatro, pero desde que grabé cine y televisión descubrí mi amor por esta otra parte del oficio. No podría elegir.

—¿Dan vértigo estos primeros pasos en la industria?

—Mucho. Empecé en el teatro de la mano de la directora Marta Pazos, que fue casi mi madrina. Pero lo que más impresión me dio fue iniciarme en el cine y la televisión, porque no es lo que yo había estudiado y no sabía cómo se trabajaba. La suerte es que, al final, ha resultado ser sido muy divertido y me he encontrado con gente que tiene mucho talento.

—¿Es más duro hacer comedia que hacer drama?

—No creo que sea más duro. Pero sí veo más complicado hacer reír al público que hacerlo llorar. A pesar de que ambas cosas son complicadísimas para un actor.

—¿Cómo ha sido trabajar en «Zorras» para Atresmedia?

—Me he sentido muy arropado por todo el mundo en el proyecto. Los directores apostaron por mí y me dieron mucha libertad para crear el personaje. Creo que la de Zorras es una historia que debe ser contada, porque es muy revolucionaria. Habla de temas que son tabú como la libertad sexual. Y creo que es fundamental empezar a tener estas conversaciones.

—¿En qué momento decidió que quería ser actor?

—Uno de mis primeros recuerdos de pequeño es hacerle shows a mi familia en Nochebuena. Siempre he estado en contacto con el mundo de las artes escénicas. También me encantaba bailar y hacer yudo. Lo compaginaba todo. Salí en varios anuncios. Cuando cumplí 17 años y aún no sabía qué quería estudiar, mi padre me dijo que lo intentara con el arte dramático. Hasta ese momento no lo concebía ni como una opción porque en mi colegio no se hablaba mucho de eso como una profesión. Mi vida ha ido siempre encaminada a esto, honestamente creo que no sé hacer otra cosa. Nací para esto.

—¿Qué se siente encima de un escenario?

—Es que esto para mí es la vida. Es lo que a mí me da vida. Mi motivación. Lo que siento en el escenario no lo siento en ningún otro sitio. La adrenalina, el sentimiento, el dar al público. Es mi motor. Para lo que entreno, para lo que he preparado mi cuerpo y mi voz.

—Trabajó en la obra de Lorca «Comedia sin título». ¿Fue especial?

—Fue increíblemente emocionante poner mi voz y mi cuerpo al servicio de algo de Lorca. Además, la dirección de Marta Pazos fue vital. Despertaba todo tipo de reacciones. Desde gente que se iba llorando emocionada a personas que se levantaban indignadas y se iban en mitad de la representación. Y creo que es mejor eso que dejar indiferente.