«Berlín» resucita en tono de comedia al personaje de «La casa de papel»

b. pallas REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Begoña Vargas, Tristán Ulloa, Pedro Alonso, Joel Sánchez, Michelle Jenner y Julio Peña Fernández integran el reparto de «Berlín», el «spin-off» de «La casa de papel»
Begoña Vargas, Tristán Ulloa, Pedro Alonso, Joel Sánchez, Michelle Jenner y Julio Peña Fernández integran el reparto de «Berlín», el «spin-off» de «La casa de papel» Netflix

Michelle Jenner y Tristán Ulloa se unen a una nueva banda de atracadores con más ingenio y menos violencia

29 sep 2022 . Actualizado a las 09:06 h.

Berlín, la serie derivada de La casa de papel, empieza su rodaje el próximo lunes en París con el célebre personaje interpretado de Pedro Alonso y una nueva banda de ladrones. El primer episodio empieza así: «Solo hay dos cosas que pueden convertir un día de perros en un día maravilloso. La primera es el amor. Y la verdad, no era el caso. Mi tercera mujer acababa de dejarme... La segunda es un botín de más de diez millones de euros. Pero tampoco era el caso».

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

El actor Pedro Alonso vio claro desde la primera lectura de La casa de papel que el personaje de Berlín no era un papel más en su carrera y ahora, mundialmente consagrado, está a punto de explorarlo en una nueva serie y una nueva faceta, más lúdica y luminosa sin perder de vista la psicopatía que lo caracteriza. «Es un proyecto que iniciamos hace tiempo porque teníamos una personalidad 360 grados que te permite estar en un personaje egoísta, generoso, romántico, cruel... Nos daba mucho juego, porque nunca tiene una hoja de ruta clara», explicó el productor Álex Pina, creador, junto a Esther Martínez Lobato, tanto de la serie original como de su secuela.

Conocido el destino final de Berlín en La casa de papel, esta serie de Netflix viaja a «un pasado indefinido» del personaje, pero no depende de la primera ficción. Según sus creadores, tiene una identidad y un universo propios y pretende iluminar un mundo que, saliendo de una pandemia, se ha metido en una guerra y una crisis de gran calado. «Veníamos de una narrativa hostil y sentíamos que ahora la gente necesita ese confort de encontrarse en un lugar bello y agradable y hemos virado a un tono más lúdico de comedia y romanticismo», explicó Esther Lobato en la presentación del rodaje.