La conspiración de Carlos contra Isabel II marca el regreso de «The Crown»

CULTURA

Netflix

La serie vuelve con su brillantez habitual y Elizabeth Debicki borda el papel de Diana

11 nov 2022 . Actualizado a las 09:15 h.

Hay una metáfora meteorológica que se puede aplicar al preciso instante con el que arranca The Crown. Cuando uno se encuentra debajo del ojo de un huracán está en una zona de calma. Pero justo después llega la verdadera tempestad, los vientos más fuertes del ciclón que suelen llevarse todo por delante.

La quinta temporada arranca en el verano de 1991. Falta un año para el Anus Horribilis de Isabel II. Carlos y Diana realizan el famoso viaje a Italia. Una pareja que continúa con una doble vida, la pública y la privada. Frente a las cámaras siguen disimulando una crisis que cada vez se hace más insostenible y que está consumiendo a ambos.

En este momento de la historia afloran comportamientos y situaciones que acabarán precipitando la tormenta real. «La salud de una familia se mide por el estado de sus matrimonios. Fíjese en la nuestra, ninguno se soporta», espetó Diana a John Major durante una ceremonia en el Castillo de Balmoral. La princesa advertía así al nuevo primer ministro sobre el temporal que se avecinaba.

Lo nuevo de The Crown llega solo unas semanas después de la muerte de Isabel II y de que Carlos fuese proclamado Rey. Mucho se ha debatido sobre la conveniencia o no de emitir la serie. Desde la Casa Real Británica han sido muchas las peticiones a los creadores para que introduzcan un comentario antes de cada episodio que deje claro que se trata de una ficción. Lo cierto es que la figura de Carlos sale mal parada desde el primer minuto al transmitir una ambición desmesurada capaz de conspirar para derrocar a su madre.

En la quinta temporada el tiempo ha pasado por la familia real británica, algo que se aprecia en los rostros más envejecidos de cada uno de los personajes. Como cada dos temporadas, la serie estrena un nuevo elenco de actores y actrices.

Había muchas expectativas sobre las interpretaciones de Imelda Staunton como la reina Isabel y Elizabeth Debicki como Diana. Sobre ellas recae gran parte del peso de esta nueva temporada. Y parece que cumplirán. Imelda mantiene el nivel bien alto que dejaron su predecesoras Olivia Colman y Claire Foy. Por su parte, Debicki parece haber nacido para interpretar a Diana. La actriz australiana promete grandes momentos. Aunque, debido al contexto en el que Netflix ha decidido estrenar su producto estrella, todas las miradas estarán puestas también en el papel del príncipe Carlos que interpreta el actor Dominic West.

La quinta temporada de The Crown sigue mimando el vestuario, la fotografía, la ambientación, la banda sonora y cada mínimo detalle que aparece. El resultado es una obra maestra, como las anteriores. Nuevos capítulos en los que no faltan los preciosos paisajes escoceses y sus majestuosos castillos. Tampoco esos silencios tan característicos, casi seña de identidad. Cuántas veces se le habrá acusado a la Casa de los Windsor de permanecer callada ante los acontecimientos. La serie ha sabido usarlos para narrar la emoción de sus personajes, pero también la tensión de la familia. Un silencio que no durará mucho en esta temporada.

La serie entretiene, pero también ofrece una lección sobre historia. A lo largo de las temporadas el espectador consigue construir el puzle sobre la familia más famosa del planeta, y además hacerse una idea más completa sobre el convulso siglo XX.