Los Warriors completan la remontada sobre los Thunder y vuelven la final de la NBA

Los 36 puntos de Curry lideran la victoria de los vigentes campeones en el séptimo partido y les cita con Cleveland en la serie decisiva por el anillo

Curry, encantado tras imponerse a los Thunder

La Voz / Redacción

Sólo son 10 las veces que un equipo ha remontado un 3-1 en contra en una serie de play off en la NBA, pero es que casi nada parece imposible para los Golden State Warriors, el equipo de los récords. Ante unos Oklahoma City Thunder que salieron corajudos pero acabaron tragados por la angustia de haber dejado escapar su gran ocasión, los campeones completaron su gran remontada y se ganaron el billete para su segunda final consecutiva (96-88). Una actuación decisiva de Stephen Curry (36 puntos) y el acierto de Klay Thompson en momentos de duda para los Warriors tumbaron a los de Oklahoma (sólo 40 puntos en el segundo tiempo) y citaron a los defensores del título de nuevo con los Cleveland Cavaliers, en la final que arranca este jueves. Los Thunder dejaron escapar su gran ocasión en el sexto partido jugado en su cancha, pero cierran una brillante temporada, con unos play offs en los que elininaron a los Spurs y pusieron al límite al mejor equipo de la historia de la NBA.

La presión del séptimo y decisivo envite en casa pasó factura de inicio a los Warriors, imprecisos en el pase y con la muñeca encogida en el tiro. Steve Kerr introdujo a Iguodala en el quinteto inicial, buscando la experiencia, defensa y capacidad de pase del veterano alero. Pero los Thunder respondieron con cabeza fría y gran movimiento de balón. Acertaron en el arranque en el tiro de tres, jugaron un baloncesto generoso y cerraron de nuevo su aro con su envergadura y su mayor capacidad atlética. Curry hizo 8 puntos en un suspiro pero los Warriors pronto se vieron con problemas para anotar. Thompson, el héroe del sexto encuentro en Oklahoma, falló sus siete primeros tiros.

Enes Kanter salió del banquillo y anotó 8 puntos para elevar la diferencia a 13 (35-22) pasado el ecuador del segundo cuarto, y la cosa comenzaba a ponerse fea para Golden State, que repetía errores de los anteriores partidos: pobre circulación de pelota, problemas en el rebote y escasas luces fuera de Curry y Thompson. Pero fue con sus francotiradores que se metió en el partido. Thompson se sacó 4 triples de la manga en un suspiro, en el momento de más dudas de los locals, y Curry anotó otros 4 puntos en el tramo final del segundo cuarto para poner al descanso un 42-48 algo más tranquilizador que el juego de unos Warriors planos y demasiado dependientes de su estelar dúo de anotadores.

Los Thunder seguían encontrando mejores situaciones de tiro y ayuda de Waiters y Kanter desde el banquillo. Sólo el acierto en el triple y alguna imprecisión de Westbrook permitió respirar a los Warriors antes del descanso a pesar de su anotación más baja de la temporada en un partido como local tras dos cuartos.

El inicio del tercer cuarto parecía ir por los mismos derroteros: la defensa pegajosa de Ibaka, Adams y Roberson cerraba la canasta de los Thunder, pero de repente Curry cogió su fusil. Abusó de los pívots de Oklahoma forzando el cambio de asignación en el bloqueo y tres triples suyos, más dos de Thompson e Iguodala (5 seguidos para arrancar) pusieron a los Warriors por delante, despertaron a la afición local y descolocaron a unos Thunder que de repente empezaron a perder balones y a escoger peor sus tiros, sobre todo un Westbrook por debajo de su nivel. El partido viró de repente a través de una nueva racha imparable de tiro, como sucediera en el sexto encuentro, y la inercia llevó a los Warriors a un parcial de 29-12, iniciado en los triples de Curry y continuado de manera insospechada por los secundarios Barnes, Varejão, Barbosa y Livingston. La defensa de Golden State y la desorientación de Oklahoma llevó el partido al último cuarto con 71-60 a favor de los campeones.

El partido se volvió loco en el tramo decisivo. Los Thunder salieron con un 2-9 de parcial cimentado por Ibaka, Curry repondió con 7 puntos consecutivos para volver a alejar a los de Oklahoma, que respondieron con dos triples consecutivos de Durant y Westbrook... Los Warriors fallaron varios tiros fáciles bajo canasta y dieron aire a los Thunder, que a ratos se desconectaban, como les sucedió en el sexto partido, su gran ocasión perdida de ajusticiar al campeón. Un tirón de Curry y Thompson puso a los Warriors 90-79 y el choque parecía sentenciado. Pero Kevin Durant se empeñó en lo contrario, anotó 7 puntos seguidos y apretó el minuto y medio final. Al final, la puntilla la puso Curry: seis puntos del MVP acabaron co las esperanzas de Oklahoma y citaron a los Warriors con Cleveland para la reedición de las finales de la NBA.

Comentarios

Los Warriors completan la remontada sobre los Thunder y vuelven la final de la NBA