España quiere otra exhibición ante Turquía

Podría sellar esta noche el pase a octavos de final con un triunfo sobre el combinado turco

Alineaciones probables del España-Turquía Alineaciones probables del España-Turquía

Lugo / la voz

No hay tiempo para la relajación. Aún retumban los elogios acaparados después de batir a la República Checa, pero la puerta hacia octavos de final se ha puesto a tiro. El combinado de Del Bosque realiza esta noche su segunda comparecencia en la Eurocopa. Lo hace contra una Turquía que ha dejado sensaciones muy diferentes a las de los españoles en la primera jornada. El ansia de los rojos pasa por realizar la segunda exhibición seguida y seguir quemando etapas hacia el título.

El triunfo cosechado por España ante la República Checa ha despertado viejos temores en los adversarios de la selección. No por la contundencia, con un escueto marcador de 1-0. Sino por la capacidad de fabricar fútbol del equipo liderado por Iniesta. El manchego ha disparado las expectativas acerca del combinado nacional y las posibilidades de hacerse con el tercer título continental consecutivo. No obstante, el fútbol no entiende de pasado.

Turquía se alza ante España con las dudas generadas en su primera aparición. La derrota ante Croacia ha aguado los ánimos de los otomanos, que se han cebado con Arda Turan. El seleccionador Fatih Terim desea disputarle la posesión al combinado de Del Bosque. Pero la realidad dicta que, posiblemente, se vea obligado a construir trincheras por delante de su portero y a rezar por que un contragolpe milagroso o una acción a balón parado dispare a los suyos hacia una victoria clave para seguir vivos.

Del Bosque, por su parte, podría apostar por un once continuista. Las mayores dudas pueden surgir en la punta. Morata actuó como titular ante la República Checa y le dio el testigo a Aduriz en la última media hora. No obstante, la capacidad para materializar las oportunidades fue el talón de Aquiles de los españoles en su puesta de largo en el torneo.

La selección apostó ante los checos por las señas de identidad que le han encumbrado a lo largo de la última década: pasarse el balón y hacer que el contrario corra detrás de sus sombras. Un ADN que ha llevado el combinado nacional a dos títulos consecutivos y que, en caso de que hoy vuelva a funcionar, puede sembrar el pánico en algunos de sus futuros rivales.

Una victoria ante los turcos no solo impulsará la estima de España, sino abrirá el portal de octavos de final.

Comentarios

España quiere otra exhibición ante Turquía