Portugal está obligada a ganar a Hungría para no irse a casa

DEPORTES

El favorito, sin margen de error

La selección lusa mantiene la confianza en que Cristiano Ronaldo recuperará a tiempo su capacidad anotadora

22 jun 2016 . Actualizado a las 12:14 h.

El grupo F encara su última jornada con todo por decidir y con Portugal en el centro de los debates porque la selección lusa, que partía como gran favorita, todavía puede ser primera. Pero, si pierde o empata frente a Hungría, se queda fuera de la Eurocopa. Juegan a las seis de la tarde en el Stade de Lyon. Y a la misma hora, en el Stade France, en Saint Denis, medirán fuerzas los otros dos combinados, Islandia y Austria.

Fernando Santos, seleccionador portugués, todavía no ha dado con la tecla. Y el equipo está acusando sobremanera la falta de pólvora de su principal artillero, Cristiano Ronaldo, el futbolista que más tira a puerta y que todavía no ha estrenado su casillero.

El propio técnico comentaba en Francia que no es un nueve puro, que necesita libertad para moverse. Y se la da. De momento, sin éxito.

El otro gran problema de Portugal está en el centro del campo, teóricamente la línea más fuerte del plantel. Empezó con Danilo como medio centro de contención ante Islandia. Apenas tuvo peso en el juego, y optó por el cambio frente a Austria. Ubicó en esa posición a William, que le dio más sentido a la circulación de balón, si bien acabó extenuado.

En el primer partido jugó João Mario. Pasó inadvertido. En el segundo entró Quaresma en el costado derecho. De un encuentro para el otro, Moutinho retrasó su posición. Y André Gomes no termina de encontrar el golpe de pedal.

En el duelo de esta tarde, Santos podría introducir algún nuevo matiz en la media, por cuestiones técnicas o por el estado físico de André Gomes, que acabó con problemas el encuentro ante Austria y no ha podido ejercitarse al mismo nivel que sus compañeros. También arrastra algunas molestias el lateral izquierdo Guerreiro.

En todo caso, la gran preocupación de Portugal es recuperar a Cristiano Ronaldo, al que le han llegado críticas desde todos los rincones, aunque no con tanta virulencia entre sus compatriotas. Confían en que reencuentre su voracidad y, sobre todo, su acierto en los últimos metros, ya que la falta de gol le está pasando una cara factura al equipo.

Toda la presión que tiene el equipo luso es tranquilidad en Hungría. La victoria por dos cero en el estreno frente a Austria y el empate in extremis ante Islandia le reportan cuatro puntos que, en el peor de los casos, deberían ser suficientes para acceder a la siguiente fase. El colectivo magiar tratará de jugar con ese factor psicológico. Y es probable que refuerce el centro del campo para asumir más precauciones. Al fin y al cabo, el empate le asegura la segunda plaza y podría bastarle para acabar como primera de grupo.