Zlatan Ibrahimovic, una estrella del fútbol que se apaga

El gigante nórdico, de 34 años, abandona la selección sueca tras una gris actuación


Sin desmerecer al señor Cech, don Petr, el eterno guardián de los checos, el delantero sueco Zlatan Ibrahimovic es la gran estrella que se apaga tras la primera fase de esta anodina Eurocopa de la igualdad, los resultados más bien cortos. Tres lustros largos después de debutar ante las Islas Feroe y cerca ya de los 35 años, el gigante nórdico puso fin al idilio con su selección tras una actuación vulgar, con derrota ante los belgas y eliminación en la primera fase del gran campeonato continental.

Lluvia de elogios

Eliminada Suecia, se sucedieron los elogios a Ibra de compañeros y rivales. «Me hubiera gustado otro final para él. Habrá muy buenos jugadores suecos, pero no otro Ibra. Somos un país pequeño y es difícil que surjan estrellas así», subrayó Erik Hamren, técnico de los escandinavos. «Se marcha un gran campeón», proclamó Eden Hazard, la estrella belga. «Sé lo difícil que es dejar la selección y le deseo lo mejor porque es un gran personaje», dijo Marc Wilmots, hoy seleccionador de los Diablos Rojos y antaño buen centrocampista.

Aquella espuela inolvidable, la brillante trayectoria en sus clubes, con títulos en el fútbol de Holanda, Italia, España y Francia, no se ha visto correspondida en la selección.

Mourinho le propone una jubilación dorada en las filas del Manchester United

No ha podido igualar a Cristiano como los dos únicos capaces de marcar en cuatro fases finales consecutivas de la Eurocopa, pero jugó 116 partidos con su país y ha anotado 62 goles, más que nunca en la historia. Un hito para este portento de la naturaleza, cinturón negro de taekuondo, aficionado a la pesca.

Adiós a Suecia, pero bienvenida a otro contrato sonado. Tras sellar casi 40 goles en su mejor temporada con el PSG, meses atrás anunció su final del gran club galo. «Llegué como un rey y me marcho como una leyenda», dijo, en tono chulesco. No es oficial, también le quiere Carlo Ancelotti para el Bayern, pero se da por hecho que le esperan con los brazos abiertos José Mourinho y el Manchester United. Y un suculento contrato de cuatro años y 40 millones para un agente libre, un tipo capaz de que la academia sueca incluyera en su diccionario el neologismo zlatanear, que significa dominar con fuerza.

Comentarios

Zlatan Ibrahimovic, una estrella del fútbol que se apaga