La Eurocopa 2016 enfrenta a España con su fin de ciclo

La derrota ante Italia impide a la selección defender su corona europea como sucedió en Brasil con el Mundial

Sergio Ramos se lamenta tras la derrota contra Italia
Sergio Ramos se lamenta tras la derrota contra Italia

Ignacio Encabo / Dpa

El ciclo más glorioso de la historia del fútbol español quedó enterrado definitivamente en el Stade de France de París al caer la selección con Italia 2-0 en los octavos de final de la Eurocopa. El equipo de Vicente Del Bosque se enfrenta así al final de su era más dorada, incapaz de poder revalidar el título continental como le sucediera en Brasil con la corona mundial. Ahora, urge una renovación más profunda que la «transición dulce» pregonada por Del Bosque, que puede afectar desde al seleccionador hasta nombres clave de la última década.

El principio del fin ocurrió hace dos años en Río de Janeiro, cuando España fue eliminada del Mundial de Brasil en la fase de grupos. En aquel momento cayó 2-0 con Chile días después de ser aplastada 5-1 por Holanda en su debut. Este lunes, fue Italia la que pasó por encima de la selección de Vicente del Bosque.

Nadie en el fútbol había logrado encadenar los títulos de dos Eurocopas y un Mundial. Fue la España del toque, la España de los bajitos, la de los Xavi Hernández, Andrés Iniesta, David Silva y compañía la que asombró al mundo con cuatro años que marcaron una época. A la explosión del fútbol de toque en la Eurocopa del 2008 de la mano de Luis Aragonés le siguió Del Bosque con el triunfo en el Mundial de Sudáfrica 2010 y otra copa continental en el 2012. Todo bajo un mismo sello: el del toque y aplastamiento por posesión.

Pero esa fortaleza indestructible que parecía España se desmoronó en en el Mundial de Brasil, donde el defensor del título fue la primera selección en ser eliminada, en apenas dos partidos en la fase de grupos. «No hemos sabido mantener el hambre», dijo Xabi Alonso tras el fracaso de Brasil 2014. El centrocampista dejó entonces la selección, un camino que siguieron jugadores como Xavi Hernández o David Villa, rostros de la España ganadora y voraz.

Del Bosque decidió mantenerse en el cargo y su equipo se recuperó del golpe con una sobria fase de clasificación a Francia 2016: nueve victorias en diez partidos que sin embargo no devolvieron la ilusión a una hinchada escéptica. España arrancó la Eurocopa con dos partidos convincentes ante República Checa y Turquía, pero se desplomó cuando llegaron rivales de más nivel: perdió con Croacia 2-1 un partido que tenía en el bolsillo y después llegó una Italia con piel de cordero que superó a los españoles en todos los niveles, táctico, físico y de fe.

La derrota ante Italia marcó el fin de una era para España y se produjo justamente diez años después de la última eliminación de la selección en una ronda del K.O. Fue el 27 de junio del 2006 cuando perdió con Francia en Hánover en los octavos de final del Mundial de Alemania. Diez años pasaron desde entonces, en los que se cuentan dos Eurocopas, un Mundial y un estilo inconfundible pero ya no imbatible.

Ahora, las incógnitas: ¿Seguirá Vicente del Bosque al frente del banquillo de la selección? Si no es así, ¿quién le sustituirá? ¿Ha visto desde la banda Iker Casillas sus últimos instantes como internacional? ¿Es el momento para que nombres como Pedro o Cesc se echen a un lado? ¿Están listos jóvenes como Thiago, Isco, Morata, Lucas Vázquez o BArtra para un exigente relevo?

Comentarios

La Eurocopa 2016 enfrenta a España con su fin de ciclo