Garbiñe Muguruza y Carla Suárez ganan con dolor

Ambas superaron la primera ronda del Abierto de Australia con problemas en el aductor y en el hombro, respectivamente


Garbiñe Muguruza y Carla Suárez convivieron con el dolor pero sacaron adelante sus primeros compromisos en el Abierto de Australia, en una primera jornada que se llevó a Nicolás Almagro, Guillermo García-López, Albert Ramos y Marcel Granollers.

Muguruza debutó con victoria ante Marina Erakovic, 110 del mundo, por 7-5 y 6-4, y aguantó el susto de un nuevo pinchazo en el aductor derecho por el que se retiró en las semifinales de Brisbane, para sacar su garra después y liquidar un partido que pudo perder. De hecho, Erankovic mandó en los dos sets hasta que se produjo la reacción de la campeona de Roland Garros en ambos. En el primero, Garbiñe tuvo que levantar una bola de set y luego, tras remontar y adjudicárselo en 44 minutos, se fue a los vestuarios para recibir tratamiento.

En la pista Margaret Court sobrevolaron sus problemas físicos, y cuando regresó el gesto de Garbiñe era serio, mientras que su muslo derecho permanecía vendado. Durante varios minutos apenas pudo controlar sus golpes. Erakovic se colocó con ventaja de 3-0 y 4-1, e incluso dispuso de tres oportunidades para marcar el 5-1, cuando la española despertó y logró controlar mejor sus emociones, y mejorar su rendimiento desde el fondo de la pista.

Al final, los 27 golpes ganadores de la española fueron definitivos para colocarse en la segunda ronda, donde se enfrentará a la estadounidense Samantha Crawford, 162 del mundo, que venció a su compatriota Lauren Davis, 4-6, 6-3 y 6-0. «He empezado a jugar y no noté una molestia importante. Venía asustada de lo que había tenido en Brisbane, porque tardó bastante en curarse y por eso estoy con dudas», dijo Garbiñe. «Tienes que lidiar con ello y jugar con dolores. Al final he sabido darle la vuelta, concentrarme en otras cosas y se te olvida un poco», señaló. Pese a esos problemas, Garbiñe dijo que no se le había pasado por la cabeza retirarse. «Nada de eso», afirmó, «en Brisbane tomé la decisión por precaución, y sobre todo para no lesionarme en el primer torneo del año o que fuese a peor. Aquí no me lo he planteado. Tengo que estar bastante mal para retirarme», añadió.

Carla Suárez también necesitó sobreponerse. En su caso a sus problemas en la articulación posterior superior del hombro derecho, que le impidieron participar en los torneos de Brisbane y Sídney. La décima favorita, sacando más despacio de lo habitual, derrotó a la eslovaca Jana Cepelova, 102 del mundo, por 6-2 y 6-2. Carla había sido duda hasta el último momento, pero se mostró muy regular, con pocos fallos y liquidó a su primera rival en Melbourne en 72 minutos, gracias a su agresividad al resto y su prudencia con su saque para no forzar. Ahora se enfrentará contra la rumana Sorana Cirstea, que venció a la rusa Irina Khromacheva, por 6-2 y 6-1.

En el cuadro masculino aún se espera la primera victoria española, porque el eslovaco Lukas Lacko, 121 del mundo, se impuso a Albert Ramos, 26 favorito, por 4-6, 7-5, 1-6, 6-4 y 6-3 después de tres horas y 20 minutos, el alemán Mischa Zverev a Guillermo García-López, por 6-3, 7-6 (5) y 6-4, en dos horas y doce minutos, y el israelí Dudi Sela a Marcel Granollers, por 5-7, 6-3, 6-2 y 6-0 en dos horas y 34 minutos.

El primero en abandonar Melbourne Park fue Nicolás Almagro, que a los 23 minutos decidió retirarse cuando perdía por 4-0 ante el francés Jeremy Chardy, y ahora permanecerá de seis a ocho semanas parado. El jugador murciano, que logró los cuartos de final en Doha ante el británico Andy Murray, había llegado tocado a Melbourne y decidió participar pese a todo. «Desde Doha llevo arrastrando problemas», dijo Almagro tras el encuentro. «Tengo una triple rotura desde el partido contra Murray, me rompí, sóleo, gemelo y la inserción con la rodilla, y al final (los médicos) creen que son las compensaciones por jugar, una cosa deriva en otra», explicó.

Acosado por los medios locales, Almagro aseguró que no se había presentado a jugar solo para cobrar el cheque. «Salí a la cancha pensando que podía jugar, porque pensaba que estaba en condiciones. He sido 'top-10', tengo más de 10 millones de dólares, no voy a jugar por 50.000», dijo. Este martes será el turno de Rafael Nadal contra el alemán Florian Mayer, Roberto Bautista, contra el argentino Guido Pella, David Ferrer contra el australiano Omar Josika, Feliciano López contra el italiano Fabio Fogini, Pablo Carreño contra el canadiense Peter Polansky, y Fernando Verdasco contra el serbio Novak Djokovic.

En el cuadro femenino debutarán Lara Arruabarrena contra la kazaja Yulia Putintseva y Sara Sorribes contra la checa Karolina Pliskova.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Garbiñe Muguruza y Carla Suárez ganan con dolor