Villar devuelve una subvención de 1.200.000 euros para evitar ser imputado

Pretende que no se admita a trámite una denuncia en la que se le acusa de haber desviado el dinero recibido del Estado para escuelas de fútbol y otros planes de cooperación

Villar devuelve 1,2 millones de dinero público El presidente de la Federación Española de Fútbol no ha podido justificar el destino del dinero

Redacción

Mientras el juzgado decide si admite a trámite o no una nueva denuncia de Miguel Galán contra Villar por el caso Haití, el presidente de la Federación Española de Fútbol ha devuelto un millón doscientos mil euros de una subvención recibida en el 2010 que no fue destinada para los fines estipulados. A mayores, la RFEF ha tenido que pagar 300.000 euros de intereses de demora. Este pago supone un reconocimiento implícito de que Cardenal, quien inició el procedimiento, tenía razón, y que la federación utilizó el dinero recibido para objetivos diferentes a los acordados, que eran cuatro proyectos solidarios de cooperación internacional diferentes.

A diferencia de otras ocasiones, Villar ha decidido pagar y dejar de pleitear por el dinero. ¿Por qué? Parece obvio que para evitar ser imputado en la tercera denuncia que le puso Miguel Galán. Es posible que ante la clara posibilidad de que la misma fuera admitida a trámite en el juzgado, el dirigente haya decidido pagar para intentar salir indemne judicialmente. Solo así se entendería este reconocimiento implícito de culpabilidad que significa el pago del dinero. Según algunas fuentes jurídicas consultadas, la devolución antes de que el proceso esté judicializado salvaría a Villar de la imputación de un delito de fraude de subvenciones, delito que podría acarrear incluso penas de cárcel. Otras fuentes consideran sin embargo que la reparación en parte del daño causado es un atenuante, pero no necesariamente ha de derivar en la inexistencia del delito. De hecho, el fraude no es el único delito que presuntamente podría haberse cometido en este caso.

Los hechos se remontan a seis años atrás, cuando el CSD concedió a la federación 1.200.000 euros para diferentes planes de cooperación. A finales del 2010 se acordó la ayuda a Haití de 220.000 euros tras el terremoto que había causado 316.000 muertos y 350.000 heridos. Esa partida la había recibido a través de su fundación y tenía como objetivo una escuela de fútbol.

Además, tal como publicó el BOE en febrero del 2011, el CSD, entonces presidido por Jaime Lissavetzky, había asignado a finales del 2010 otros 462.000 euros para un «programa de educación deportiva integral de las escuelas de fútbol», que debía desarrollarse en África, otros 287.000 para «un programa de campus de fútbol de tecnificación internacional» en Sudamérica y 254.000 más para un «programa de captación para gestores de clubes y federaciones en Iberoamérica».

En total, junto con el plan para Haití, proyectos por alrededor de 1,2 millones que la federación que preside Villar no ha sido capaz de justificar como realizados. Fruto de todo ello, el CSD abrió un expediente de reintegro que ha concluido con la devolución ahora del dinero.

Hay que recordar además que a la federación se le abrieron tiempo atrás varios expedientes de reintegro de subvenciones correspondientes a los años 2010, 2011, 2012 y 2013, por valor de unos 8 millones. Se trataba de dinero procedente de las quinielas destinado a la construcción de campos de fútbol. Y, aunque efectivamente, los campos fueron construidos, Villar no acreditó documentalmente el destino detallado del dinero.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Villar devuelve una subvención de 1.200.000 euros para evitar ser imputado