El «top ten» de broncas de Luis Enrique

No es la primera vez que el asturiano tiene enfrentamientos con la prensa a lo largo de su carrera deportiva, pero los más sonados han sido como técnico del Barcelona

Luis Enrique
Luis Enrique

Redacción

Luis Enrique ha tenido varios y acalorados enfrentamientos con la prensa durante toda su carrera deportiva. En su etapa en el fútbol italiano como entrenador de la Roma ya tuvo unos cuantos, pero ha sido en sus casi tres años como técnico del FC Barcelona cuando los aficionados españoles han sido conscientes de los arrebatos y salidas de tono que el gijonés tiene con los representantes de los medios de comunicación. El careo con Xabier Grau, de TV3, tras el choque con el Paris Saint Germain -que se resolvió gracias a la intervención de tres personas de prensa del F.C. Barcelona, según la periodista de La Sexta Susana Guasch- fue solo el último capítulo de una lista amplia de cruces, reproches y sarcasmo con la prensa por parte del asturiano.

Una de las más sonadas tuvo lugar con el periodista Víctor Malo, del diario Gol, quien tras formularle una pregunta sobre la preparación física del equipo el técnico no dudó en burlarse del apellido: «¿Cómo era tu apellido? ¿Malo? ¡Correcto! Siguiente pregunta», despachó el preparador. Los silencios han sido otras de sus respuestas más recurrentes e incluso una simulada afonía para evitar responder a una pregunta sobre Neymar: «Acabo de perder la voz, porque es una cosa que ya he contestado muchas veces» bromeaba jocoso el técnico. Tampoco es raro que rehuya contestar o se salga por la tangente con las preguntas referentes al astro argentino Leo Messi. «Tercera pregunta sobre el mismo tema….», relataba en una rueda de prensa. Al ser abordado por el siguiente periodista, le dijo sin darle opción: «¿No irás a por la cuarta tú? No la hagas, hombre. ¡Ahórratela!». «Qué bien os vendría disfrazaros de vez en cuando a alguno…», utilizó en una ocasión para cerrar un turno de palabra.

El técnico también ha dejado caer los supuestos «tongos» en los sorteos de Champions, insinuando que al Barça «siempre le tocaba la Lotería». «No será un sorteo complicado. Coge el segundo más difícil, o el que tenga más puntos, y ese es nuestro, ¿eh? Es que no hay ni sorpresas ya», declaraba el diciembre pasado respecto al sorteo para el cruce para octavos de la máxima competición europea. 

Núria Casas, una de las periodistas que más le ha sufrido

Sin duda, varios de sus rifirrafes más sonados fueron con la periodista catalana Núria Casas. En una ocasión, preguntado -siempre en catalán- por su salida del Madrid debido a una «crisis» y que si le parecía una situación parecida a la actual, el técnico se salió en primer lugar por la tangente diciendo «que no entendía la pregunta». Una vez reformulada, le espetó a la plumilla que «no es que no entiendiese el catalán, sino que el problema es que ella hablaba muy raro». «Yo creo -comentó Casas- que vocalizo muy bien», lo cual contradijo el gijonés con un «pues yo creo que no».

Otro encontronazo sonado con la misma profesional tuvo lugar cuando fue consultado sobre el contraste de su gran actividad en Twitter con el veto que impuso a los periodistas para evitar que volasen con el club. «Lo primero veo que no estás muy atenta porque en el Twitter no soy de los más activos». En ese momento, la periodista le interrumpe y dice que «eres el segundo que más escribe en Twitter por detrás de Neymar, yo me informo cuando pregunto las cosas». «Vamos a la siguiente pregunta. Si tú ya sabes más que yo, perfecto, tira y vamos a otra pregunta», dejando a Casas con la palabra en la boca.

Tensión con Susana Guasch

La reportera de La Sexta tampoco ha salido indemne de sus entrevistas con el entrenador blaugrana. La testigo de su cara cara con Xabier Grau, según la cual Luis Enrique tuvo «que ser separado por tres personas» para evitar el conflicto, se quedó ayer sin ser atendida por el técnico debido al enfrentamiento. Sin embargo, tuvo en abril del año pasado un tenso encuentro con el asturiano en la previa de la eliminatoria de Champions frente al Atlético de Madrid.

«¿Las piernas pasan factura o fue un mal día?», empezó preguntando la periodista en aquella ocasión, a lo que Luis Enrique contestó secamente valorando su análisis como «superficial y gratuito», además de instarla a que le preguntase lo que quisiera que él «ya contestaría lo que le apeteciese». No sería la única respuesta fuera de tono, el cual iba in crescendo con cada nueva pregunta. «Pregúntaselo a Simeone», soltó Luis Enrique a bocajarro cuando le consultó sobre cuál creía que sería el planteamiento del argentino para el partido. «Iba a debutar en Periscope, pero si ya no lo va a hacer Piqué, mala suerte», replicó con ironía el técnico, que recibió un «te esperamos» en idéntico tono por parte de Guasch. «Sobre todo para vosotros», concluyó Lucho jocosamente y con una sonrisa forzada.

Cuestionado tras los malos resultados

Cuestionado en ciertas etapas por el entorno y los malos resultados Luis Enrique no siempre supo encajar las críticas, ni las preguntas referidas a las mismas, como así acusó en una ocasión a uno de los periodistas de realizar preguntas tendenciosas: «Muy simpática la pregunta, en la misma línea de siempre», deslizó. Es la historia de Luis Enrique con la prensa; reproches, acusaciones, ironía ácida y tensión en sus casi tres años como técnico azulgrana. Con al menos cuatro meses más en el cargo, el asturiano parece no haber dicho su última palabra en su tensa relación con los medios.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El «top ten» de broncas de Luis Enrique